Acné

Acné

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano. Como tal, también está relacionado y conectado a los diferentes sistemas que componen al cuerpo. Todos las reacciones de la piel, son síntomas de nuestro estado de salud generalizado. Cuando alguien padece de diversos problemas cutáneos, hace referencia a alguien con déficit nutricional o desequilibrios hormonales, entre otros. 

La Academia Americana de Dermatología de los Estados unidos, por ejemplo, afirma que el problema de la piel más común es el acné. Este problema afecta al 85% de la población, especialmente en edad adolescente. 

El acné puede ser ocasional o crónico, sin embargo, durante sus brotes, el paciente requiere atención de un especialista en dermatología.

¿Qué es el acné?

El acné es un trastorno de la piel muy común y conocido. Se caracteriza por la obstrucción de los folículos pilosos, los cuales se cubren de sedimentos grasos o células cutáneas muertas. 

La obstrucción de los folículos ocasiona granos, puntos negros, espinillas o comedones. Las zonas más afectadas son el rostro, la espalda (incluso puede llegar hasta los glúteos) y el pecho. En estas áreas se encuentra la mayor parte de glándulas sebáceas (que producen grasa). 

Los adolescentes son más propensos a padecerlo, se cree que por los grandes cambios hormonales.

Cuando el acné es grave y no es tratado de forma adecuada, el paciente puede presentar problemas de cicatrización, lesiones permanentes en la piel e hiperpigmentación.

Causas y factores de riesgo

Las causas y factores de riesgo asociados al acné son:

  • Predisposición genética
  • Cambios y desequilibrios hormonales: Por ejemplo, cuando las hormonas andrógenas aumentan, también aumenta la segregación de aceites. También es característico en mujeres con síndrome premenstrual, durante el embarazo, menopausia y algunas afecciones como el síndrome premenstrual. 
  • Trastornos de sueño (insomnio y fatiga crónica)
  • Estrés: y sus derivados como problemas psiquiátricos, depresión o ansiedad. 
  • Exceso de producción de aceite de la piel. El cebo queda atrapado debajo de los folículos, obstruyendo los poros.
  • Recambio celular acelerado: Las células muertas no alcanzan a eliminarse por completo y ante la velocidad del proceso, quedan atrapadas en los poros. 
  • Dietas ricas en harinas refinadas, azúcares y grasas poco saludables. 
  • Consumo de medicamentos como píldoras anticonceptivas. 
  • Fricción sobre la piel: especialmente en deportistas por el uso de equipamiento o ropa que causa rose permanente. 

Signos y síntomas del acné

Muchos de los síntomas del acné dependerán del tipo y de la presencia (o no) de infecciones. Los más comunes son:

  • Espinillas y puntos negros, especialmente alrededor de la nariz, en la frente y la barbilla. Al conjunto de puntos negros se le denomina “comedones”. Los comedones pueden estar abiertos o cerrados. 
  • Pápulas y pústulas caracterizadas por protuberancias en la piel, rodeadas de una zona enrojecida e irritada. Pueden presentar una “cabeza” blanquecina por la presencia de pus, o no. 
  • Quistes o nódulos: Granos severos, infectados y muy dolorosos. Se forman en las capas internas de la piel y se inflaman, poniéndose muy sensibles, con dificultades para sanar.
  • Hiperpigmentación: Manchas oscuras en la piel
  • Cicatrices: quedan luego de la aparición de quistes, especialmente si estos han sido reventados. 
  • Excesiva sensibilidad al calor y al sudor. 
  • Poca tolerancia a la exposición solar.
  • Problemas de autoestima. 

Si deseas saber más información al respecto, te aconsejamos leer: 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *