Camellia Sinensis (planta de té)

Camellia Sinensis es el nombre científico de la especia con la que se elabora la infusión más conocida: el té. La planta de té es originaria de China y de todo el sudeste asiático. Es una de las 50 hierbas fundamentales que forman parte de la medicina tradicional china.

Actualmente se cultiva alrededor de todo el mundo, soportando tanto los climas tropicales como subtropicales.

Descripción general

Se trata de un árbol pequeño, que no puede sobrepasar los 2 metros de altura si se cultiva para la elaboración de té. Posee una raíz muy fuerte y tanto sus hojas como sus brotes pueden ser empleados en la elaboración de la infusión.

Las hojas miden de 4 a 15 cm de largo, por 5 de ancho. Sus flores son blancas amarillentas, con muchos estambres y 4 cm de diámetro. Las semillas de esta planta también son muy codiciadas ya que se su prensado se obtiene el “aceite de camelia”.

De esta misma planta se obtienen: el té verde, negro, blanco, rojo, amarillo y oolong. La diferencia radica en los niveles de oxidación que presentan unos y otros.

Según la edad de la planta, varía la composición química de las hojas; por lo tanto, también la calidad del té que se elaborará. Cada hoja posee alrededor de 4% de cafeína.

Propiedades para la salud

Las hojas de la Camellia Sinensis posee un elevado porcentaje de antioxidantes. A medida que estas se oxidan van perdiendo parte de estos antioxidantes. El té negro se elabora con las hojas en su grado máximo se oxidación, por ello es el que menos antioxidantes posee. El té blanco y verde son uno de los más poderosos.

Por otro lado, contiene L-teamida, un aminoácido con propiedades relajantes que mejora la memoria y la capacidad intelectual.

A su vez, existen numerosos flavonoides que le aportan a la planta propiedades antiinflamatorias, diuréticas, antisépticas, antibacterianas, antialérgicas y depurativas.

En su mínimo grado de oxidación, incluso, es rica en vitamina C, asemejándose a la cantidad que aportan las naranjas.

Beneficios

Los beneficios de la Camellia Sinensis, son:

En infusión:

  • Ayuda en el tratamiento de la fatiga o debilidad psico-física
  • Reduce la inflamación y ayuda a combatir la retención de líquidos
  • Fortalece los huesos
  • Previene las caries
  • Es un tratamiento para la diarrea
  • Mejora la digestión
  • Disminuye los niveles de colesterol malo en sangre
  • Previene enfermedades cardiovasculares
  • Mejora la densidad ósea
  • Mejora la bronquitis
  • Ayuda a controlar la frecuencia de los ataques de asma (las versiones menos oxidadas de té)

De forma tópica:

  • Calma picaduras
  • Alivia la picazón en erupciones cutáneas
  • Mejora la cicatrización de lesiones leves
  • Ayuda a calmar el ardor de quemaduras leves

Contraindicaciones

No se debe consumir Camellia Sinensis cuando se padece:

  • Problemas digestivos como úlceras estomacales o intestino permeable
  • Trastornos cardiovasculares
  • Enfermedades tiroideas
  • Afecciones renales
  • Cualquier trastorno que requiera de fármacos anticoagulantes
  • Ataques de ansiedad
  • Insomnio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *