Gripe

Gripe – Virus de la Influenza

La gripe, también denominada gripa, es una infección que afecta generalmente las vías respiratorias. Cada año, millones de personas alrededor de todo el mundo la padecen. 

La infección es causada por el virus de la influenza, el cual suele alterar la zona nariz, garganta, bronquios y llegar hasta los pulmones (aunque estos últimos rara vez se ven afectados).

Esta enfermedad tiene la característica particular de avanzar sobre la sociedad en forma de epidemia o pandemia.

Contagio

La gripe es muy contagiosa. Se transmite de persona a persona a través de la saliva, secreciones nasales o mucosidad bronquial.

El virus ingresa al organismo por la nariz, la boca o los ojos. 

Aún no se conoce a ciencia cierta por qué el brote de la enfermedad es durante el invierno. Sin embargo, existen algunas teorías:

  1. Se cree que en invierno las personas pasan mayor tiempo en lugares interiores cerrados. Esto facilita que la infección pase de persona a persona.
  2. Otra hipótesis sostiene que, durante los meses de calor, las secreciones son menores debido a la deshidratación.

Síntomas

Los síntomas más característicos son:

  • Fiebre elevada: más de 38.5º C
  • Ardor o molestias en la garganta
  • Secreción nasal
  • Congestión nasal
  • Dolores musculares y debilidad
  • Un estado de malestar generalizado
  • Dolor de estómago: puede derivar en náuseas o vómitos
  • Cefaleas
  • Dolores articulares
  • Tos seca 
  • Lagrimeo de ojos
  • Dolor detrás de los ojos
  • Expectoración de mucosidades hacia el final de la enfermedad

Vale aclarar que los síntomas de resfriado son menos graves, más duraderos y nunca presentan una fiebre tan elevada. 

En otras personas, especialmente en los grupos de riesgo, la infección puede agravarse. En algunas personas puede viajar hasta los pulmones, convirtiéndose en una neumonía. También existe la posibilidad de desarrollar patologías crónicas: enfisemas, bronquitis crónica, asma o insuficiencias cardíacas.

Tratamiento convencional

Como vimos, la gripe es una infección viral por lo que los antibióticos no tienen efecto. En la mayoría de los casos, la enfermedad dura alrededor de una semana y luego el paciente se recupera espontáneamente.

Existe un grupo de riesgo que puede presentar complicaciones: niños menores de 4 años, ancianos, asmáticos y personas con un sistema inmunológico debilitado. 

Salvo en casos graves y en grupos de riesgo (donde se requiere hospitalización también), el tratamiento es sintomático. En promedio, la enfermedad dura alrededor de 15 días, tiempo en el cual el paciente se siente plenamente bien además que ya no hay riesgo de contagio. 

Si deseas información más detallada, te recomendamos que leas:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top