Neumonía – Pulmonía

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una peligrosa enfermedad respiratoria, también llamada pulmonía. Es una de las principales causas de muertes infecciosas en niños, alrededor de todo el mundo. El 15% de todas las defunciones en menores de 5 años, son causadas por esta enfermedad.

Es un tipo de infección respiratoria, que incide directamente en la función pulmonar. Los pulmones se llenan de mucosidad y/o pus. Las partes más afectadas son los alveolos. Los alvéolos son sacos que se llenan de oxígeno y dan lugar a la respiración.

La infección y las secreciones llenan los alvéolos, disminuye el espacio del aire y se dificulta la respiración.

La enfermedad suele comenzar en las vías superiores y luego, por complicaciones, se aloja en los pulmones. Los grupos de riesgo, como niños, ancianos y asmáticos, corren más peligro que el resto de los pacientes.

Se confirmó que existen más de 30 diferentes tipos de neumonías. Por fortuna, gran parte de los casos de neumonía no son graves.

Dicha infección puede ser causada por virus, bacterias u hongos, aunque las víricas suelen ser las más comunes. Esto no sólo determina el tipo de neumonía, sino también los síntomas y la intensidad de estos.

Síntomas de Neumonía

  • Tos severa: Puede ser persistente, con ataques frecuentes y muy dolorosa.
  • Tos productiva: Se denomina tos productiva a la tos con expulsión de flema. La tos intensa puede lesionar la garganta por lo que podría presentar algunas gotas de sangre. A su vez, la flema puede ser de coloración amarilla o verdosa.
  • Fiebre: En un principio, la fiebre es leve y en la mayoría de los casos no se eleva (algunos pacientes sí presentan fiebre alta, pero a las 48 hs se debería regularizar, de lo contrario hay que buscar ayuda médica nuevamente). Si la infección es bacteriana, la fiebre será leve, aunque durará varios días.
  • Problemas estomacales: náuseas, diarrea o falta de apetito.
  • Respiración con dificultad: Sibilancias, sensación de falta de aire, pecho cerrado y falta de aliento.
  • Desgano: Falta de energía, somnolencia y dolores musculares.
  • Dolores punzantes en el pecho: Durante los ataques de tos, al respirar y cuando el paciente se mueve.
  • Palpitaciones: Se dan cuando la fiebre es muy alta. También cuando el paciente no puede respirar tranquilamente.
  • Cefaleas: delirios, confusión, sudoración, escalofríos y temblores. También están relacionados a la fiebre y el malestar generalizado.
  • Deshidratación: En niños muy pequeños. Esto se debe a que se niegan a beber o comer. En la mayoría de los casos se necesita de internación y control médico permanente.
  • Convulsiones: En niños menores de 5 años.

¿Cuánto tiempo dura la neumonía?

Más allá del origen diverso de la infección, cada paciente también reacciona de formas diferentes. Es decir, no sólo difiere la causa infecciosa, también el estado del organismo de cada uno.

En términos generales, la neumonía dura de dos a tres semanas. El contagio suele perdurar hasta 10 días después de contraer la infección y se debe tener especial cuidado con esto.

Causas

Las investigaciones mencionan 5 agentes que suelen ser los principales causantes de la enfermedad. Conocerlos ayuda a la prevención y mejora el control de esta:

  1. Bacterias patógenas: Son bacterias que logran llegar con facilidad a los pulmones e inician la infección. La Streptococcus pneumoniae (afecta especialmente a niños) y la Haemophilus influenzae tipo b. La Pneumocystis jiroveci suele asociarse a la neumonía en niños que ya cuentan con otros virus como el VIH.
  2. Químicos tóxicos: vapores industriales, contaminación y humo de cigarrillo. Todos estos factores debilitan el sistema inmunológico.
  3. Virus: El más común que afecta a los pulmones es el virus sincitial respiratorio.
  4. Infección por hongos.
  5. Micoplasma: Son un tipo de bacterias que no presentan pared celular por lo que no pueden ser tratadas con antibióticos, como las otras.

Factores de riesgo

  • Padecer otras infecciones respiratorias (como gripe, laringitis, bronquitis, resfriados) aumenta las posibilidades de desarrollar neumonía.
  • Tener alguna enfermedad crónica como EPOC o fibrosis quística.
  • Presentar desnutrición.
  • Consumir medicamentos que comprometen al sistema inmunológico.
  • Adultos mayores: Las estadísticas informan que son más propensos por padecer cierto grado de deterioro en el organismo.
  • Pacientes con virus que afectan el sistema inmunológico como el VIH, trastornos autoinmunes, hepatitis, etc.
  • Niños con enfermedades respiratorias frecuentes.
  • Haber sufrido una cirugía recientemente.
  • Bebés alimentados con fórmula. La leche materna aumenta considerablemente la respuesta inmunológica de los bebés.
  • Estar expuesto a químicos contaminantes como smog, hollín, químicos nocivos, etc.
  • Fumar.
  • Pasar demasiado tiempo en lugares reducidos y poco ventilados. En especial si son muy concurridos por mucha gente.
  • Pacientes con problemas para deglutir ya sea por parálisis, derrame cerebral, Párkinson, etc.
  • Padecer enfermedades inflamatorias. Estas debilitan y afectan el sistema inmune. 

¿La neumonía se contagia?

Sí, la neumonía es contagiosa, propagándose de persona a persona con bastante facilidad.

Podemos contagiarnos de pulmonía de las siguientes formas:

  • Estar con un paciente infectado y este tose o estornuda sobre nosotros.
  • En caso de no cubrirse, podemos contagiarnos por gotitas de secreciones suspendidas en el aire.
  • Además, en el aire, los organismos patógenos pueden propagarse hacia superficies.
  • Exponerse a la sangre de un paciente con neumonía.
  • Durante el parto, la infección puede ser transmitida de la madre hacia el bebé si éste estuvo expuesto a la sangre de su progenitora.

Tratamiento convencional

Nunca está de más volver a repetirlo: Las infecciones causadas por virus no se pueden tratar con antibióticas.

La neumonía bacterial, generalmente se cura con un antibiótico llamado amoxicilina.

En todos los casos, el paciente puede controlar los síntomas con analgésicos de venta libre, expectorantes y broncodilatadores en caso de que un especialista lo crea necesario.

Para conocer más detalles sobre esta enfermedad, lee nuestro artículo: “Peligro: ¡Neumonía! Qué es, síntomas y factores de riesgo de esta enfermedad respiratoria” 

Si deseas saber tratamientos naturales que ayudan en el tratamiento de la neumonía, ve “Prevención y remedios naturales para la neumonía” 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *