¿Por qué es conveniente que los niños duerman a oscuras?

Lo que dice la ciencia sobre el buen descanso infantil

La hora de acostar a nuestros pequeños suele convertirse en un gran dilema para todos los padres…¿se debe dejar la luz encendida, apagada o intermedia? A continuación, la ciencia nos explica por qué los niños deben dormir sin luz.

Conoce a continuación todo acerca del sueño en los más pequeños, y por qué los niños deben dormir sin luz.

Por qué los niños deben dormir sin luz

los niños deben dormir sin luz

En primer lugar, es necesario aclarar que la hormona del sueño en los más pequeños es la Melatonina, la cual funciona en su mayor nivel cuando no existe presencia de luz en el ambiente.

Es por este motivo que los expertos en el tema aconsejan que nada asociado a la luminosidad debe dispersar a los más pequeños momentos antes de ir a dormir. Cabe destacar que no solo hablamos de la luz directa de lamparilla, sino también de dispositivos lumínicos, como lo son los televisores, teléfonos móviles, computadoras, relojes digitales y demás artefactos similares.

Los expertos en el tema son muy severos a la hora de advertir que los niños deben dormir sin luz, para que así puedan desarrollar un buen hábito del sueño y un sistema cognitivo saludable a futuro.

Un reciente estudio realizado por la revista Nature, relaciona claramente la presencia de luz (ya sea central o de acompañamiento) a la hora de ir a dormir, con un incremento de casos de miopía en niños. Esta investigación, se basa en la hipótesis de que en los primeros años de vida, el ojo apenas se está desarrollando, por lo que es mucho más sensible a la luz.

Otros informes afirman incluso que mantener la luz encendida durante las horas de sueño de nuestro bebé, contribuye a aumentar la frecuencia cardíaca del pequeño.

Además, los niños deben dormir sin luz, para así producir más melatonina y evitar a futuro padecer transtornos y padecimientos relacionados al sueño.

Rutina de sueño para hacer que los más pequeños duerman a oscuras

Asegúrate de llevar a cabo cada noche los siguientes pasos al llevar a la cama a tu pequeño, y te aseguramos que en pocos días conseguirás hacerlo dormir sin la presencia de un solo reflejo de luz.

  • ¡Hora del baño!: Antes de llevar a la cama a tu bebé, dale un relajante y suave baño con agua tibia.
  • ¡Cuidado con las cortinas!: Asegúrate muy bien, a la hora de acostar a tu pequeño, que todas las cortinas de su cuarto estén muy bien cerradas, para que así nada pueda interferir en su descanso.
  • ¡Objetos de transicióna la órden!: Son excelentes aliados para combatir el miedo a la oscuridad; peluches, una mantita, o lo que sea que a tu pequeño le brinde confianza y seguridad.
  • ¡No puede faltar un buen cuento!: Es el último as bajo la manga que siempre deberás tener en caso de que tu pequeño aún no quiera dormirse. Relátale un cuento o bien cántale una dulce melodía, en una tonalidad suave y baja.
  • ¡Un delicioso vaso de leche tibia!: Luego del baño caliente, ¿qué mejor que un poco de leche tibia para calmar a nuestro pequeño?
  • ¡No olvides la ropa!: Asegúrate de ponerle ropa cómoda y ni muy ligera ni muy pesada a tu bebé a la hora de ir a dormir. Tampoco es recomendable vestir al pequeño con ropas demasiado sofisticadas, con cierres y apliques por todos lados. Recuerda siempre la regla, “menos es más”.

Ahora que ya sabes por qué los niños deben dormir sin luz, y cómo lograr que tus pequeños se adapten a la oscuridad por las noches, comparte con todos los demás padres esta valiosa información.