Paludismo: ¿Qué es la malaria? Síntomas, causas y tratamiento convencional

Paludismo: Síntomas y tratamiento de la malaria

El paludismo, también conocido malaria, es una enfermedad muy seria, transmitida por la picadura de un insecto. Sin embargo, las personas aún no se encuentran lo suficientemente informadas por creer que se trata de una infección poco probable de contraer.

El objetivo de este artículo es, en primer lugar, brindar información pertinente para conocer acerca de la enfermedad y saber que cualquiera de nosotros puede padecerla. En segundo lugar, transmitir los consejos de salud necesarios ya que se trata de una afección muy seria, sin embargo, en prevenible y curable cuando se trata a tiempo.

A continuación, todo sobre el paludismo.

¿Qué es el paludismo o malaria?

El paludismo, comúnmente llamado “malaria”, es una enfermedad infecciosa muy peligrosa y potencialmente mortal. La misma es causada por un protozoo (parásito que vive en medios acuosos), transmitido a través de la picadura de un mosquito, que afecta los glóbulos rojos del cuerpo.

Es una enfermedad muy común en los lugares más pobres del mundo: en ciertas partes de África, Asia, Oriente Medio y América Central. Sumando todas estas regiones, alcanzamos alrededor del 40% de la población mundial, lo cual ya es un dato alarmante.

Los especialistas afirman que hay entre 350 y 500 millones de casos nuevos de paludismo cada año. A su vez, las muertes anuales causadas por esta enfermedad alcanzan al millón de personas. Los más afectados: niños oriundos del África Subsahariana.

En el año 2002, por ejemplo, la malaria fue la cuarta causa de muerte de niños en países en desarrollo. Desde ese año se han desarrollado numerosas campañas de prevención y concientización, sin embargo, aún la información no llega a toda la población por igual.

¿Cómo se transmite y cuáles son sus causas?

El paludismo se transmite a partir de la picadura de un mosquito hembra (de la especie Anopheles) infectado con el parásito. Es decir, todas las personas picadas por un mosquito hembra anopheles infectado, contraerán paludismo, sin excepción.

La infección es causada por uno de los cuatro parásitos que componen la familia Plasmodium, los cuales utilizan a este insecto como vector de transmisión y contagio. Estos cuatro parásitos que transmiten el paludismo son: Plasmodium falciparum, Plasmodium vivax, Plasmodium malariae y Plasmodium ovale.

La enfermedad logra propagarse cuando una persona que tiene el parásito en su sangre es picada por un mosquito, el cual luego pica a otra persona sana. Sin embargo, a partir de esa picadura, la segunda persona también es infectada.

Después de que el mosquito pica y el parásito pasa al torrente sanguíneo, se dirige directamente al hígado donde logra madurar. Una vez que lo consigue, vuelve al torrente sanguíneo donde se desarrolla atacando los glóbulos rojos.

Este proceso es rápido ya que sólo le lleva de 48 a 72 horas multiplicarse y hacer que las células de la sangre atacadas, colapsen con facilidad. Esto, a su vez, se repite por ciclos cada 3 días, aproximadamente.

Cuidados especiales para los viajantes

Otra situación común que suele suceder respecto a cómo esta enfermedad avanza ocurre con los viajeros. Las personas que visitan países del extranjero y contraen la malaria, suelen traer la enfermedad a lugares libres de la infección. Los habitantes de lugares libres de paludismo presentan muy poca, o nula, inmunidad contra el parásito que la causa.

Ante esta última posibilidad, las poblaciones libres de paludismo y los sectores de salud tienen una tarea muy compleja ya que es muy difícil erradicar la enfermedad nuevamente y ayudar a los pacientes infectados.

Las epidemias de paludismo no sólo se dan en lugares libres de él, sino también después de inundaciones, desastres naturales, en períodos prolongados de lluvia, etc. El medio acuoso es a donde el mosquito se reproduce a una increíble velocidad. Cuando el clima opera en contra, el hacinamiento, el saneamiento insuficiente y la imposibilidad de brindar un tratamiento adecuado favorecen la propagación rápida del parásito.

Otras vías de propagación

Finalmente, otras vías de contagio son:

  • Una madre embarazada transmite el parásito, a través de la sangre, al feto.
  • A través de agujas que se comparten.
  • Por una transfusión con sangre contaminada.

Características del mosquito que transmite el paludismo

El mosquito que transmite el paludismo es la hembra del género Anopheles, perteneciente a la familia Culicidae. Hay alrededor de 465 especies reconocidas de este género, de las cuales 50 tienen la capacidad de transmitir el parásito de la malaria humana (otras especies son capaces de transmitírsela a ratones, aves y simios).

Si bien es un género que habita en todo el mundo, predomina en zonas de clima templado, subtropical y tropical.

Su ciclo de vida es igual a la de todos los mosquitos, compuesta por cuatro fases: huevo, larva, pupa y adultez. Para que las tres primeras etapas ocurran (y se llevan a cabo a lo largo de 5 a 14 días aproximadamente) es necesario un medio acuoso, por eso es importante evitar el cúmulo de agua y cualquier recipiente donde se vea estancada.

Ya en la etapa adulta es sólo la hembra que actúa como vector de transmisión del paludismo. Este ciclo dura alrededor de un mes hasta que finalmente muere.

Síntomas del paludismo o malaria

En la gran mayoría de los casos, los síntomas suelen aparecer alrededor de 10 a 15 días después de haber contraído el parásito. Algunas formas de esta infección, sin embargo, son asintomáticas o el paciente experimenta síntomas varios meses después de haber sido picado por el mosquito infectado (incluso pueden pasar años).

Los síntomas se asemejan mucho a los de la gripe y, ocasionalmente, son confundidos. Sin embargo, en caso del paludismo, se presentan en ciclos que se repiten cada dos o tres días.

Además, por tratarse de una enfermedad que ataca los glóbulos rojos, el paciente también tiene la característica de estar anémico o padecer ictericia (coloración amarillenta en la piel por un aumento de la bilirrubina en la sangre). Estos últimos síntomas son los últimos en aparecer, causados por la destrucción de los glóbulos rojos.

En síntesis, los síntomas más característicos del paludismo son:

  • Fiebre elevada
  • Escalofríos
  • Sudoración
  • Vómito
  • Diarrea
  • Cefaleas intensas
  • Fatiga severa
  • Dolores corporales, musculares y/o articulares
  • Anemia
  • Ictericia

Una forma específica de parásito del paludismo denominado Plasmodium falciparum es realmente peligroso y causa mucha preocupación ya que, además de los síntomas antes mencionados, produce:

  • Hemorragias
  • Insuficiencia renal
  • Problemas neurológicos
  • Convulsiones
  • Estado mental alterado, pérdida del conocimiento
  • Coma

E incluso puede llegar a ser mortal.

Tratamiento convencional: ¿Cómo se cura el paludismo?

El paludismo es una enfermedad realmente grave y, en lugares no especializados, puede ser confundida con otra afección y errar en su diagnóstico.

Si una persona ha realizado un viaje al extranjero y, al volver, experimenta síntomas similares a los de una gripe, entonces tiene muchas posibilidades de haber contraído malaria.

Un análisis de sangre común es suficiente para encontrar el parásito en la sangre. Incluso se han desarrollado muchas pruebas de diagnóstico rápidas que brindan resultados en minutos, para que el paciente comience el tratamiento lo antes posible.

Sin embargo, para comenzar un tratamiento exitoso, se necesita identificar la especie del parásito ya que el tratamiento, los síntomas, las complicaciones y el pronóstico en general dependen en gran medida del tipo de infección.

Idealmente, el tratamiento se debería comenzar dentro de las 24 horas posteriores a la aparición de los síntomas.

¿Qué medicamentos se emplean?

Se emplean diversos fármacos para acabar con esta infección:

  • Cloroquina
  • Sulfadoxina y pirimetamina
  • Mefloquina
  • Atovacuona
  • Atovacuona y proguanil
  • Quinina
  • Doxiciclina

Un tiempo después de finalizar el tratamiento, se le puede recetar al paciente un medicamento denominado primaquina que es capaz de prevenir las recaídas.

Ninguna de estas drogas es benigna y todas presentan efectos secundarios como náuseas, vómitos, cefaleas, vértigo, problemas en la visión y comezón. El riesgo de toxicidad hepática también es elevado por lo que es muy importante seguir todas las recomendaciones médicas.

Los pacientes que además padecen de psoriasis verán sus síntomas empeorar.


Si necesitas conocer algunos tratamientos caseros complementarios para el paludismo, te recomendamos leer: “10 remedios caseros para el paludismo: Combatir la infección naturalmente”


CONCLUSIÓN: ¿Cómo prevenir la infección del paludismo?

Existen algunos factores que puedes tener en cuenta en caso de realizar un viaje.

En primer lugar, averigua bien cuál es la incidencia de la enfermedad en la zona por donde estarás de visita.

En la página de los Centros para el Controla de las Enfermedades de Estados Unidos, por ejemplo, puedes encontrar las áreas donde la malaria tiene un nivel de incidencia elevada. Además, ten presente los patrones climáticos de la región ya que en épocas de lluvia los mosquitos suelen aumentar su población.

Se pueden consumir algunos medicamentos de prevención como la cloroquina cuando se visita una zona donde el riesgo de infectarse es muy elevado.

Además, ten en cuenta estos consejos cuando te encuentres al aire libre en una zona con paludismo:

  • Protege tus brazos y piernas con ropa liviana y de color claro.
  • Utilizar repelente de mosquitos sobre la piel, incluso sobre la misma ropa.

No lo olvides: en caso de viajar a países extranjeros, presta mucha a atención a los síntomas que experimentas… ¡y cuéntanos tu experiencia!

About The Author

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top