¿Sabías que las patatas fritas de McDonald’s contienen derivados del petróleo? ¡Y COMPARTEN INGREDIENTES CON LA PLASTILINA!

Probablemente, como todos, creas que las patatas fritas de McDonald’s son una de las más ricas. Sin embargo, es necesario saber la cantidad de sustancias químicas que posee. Además de ser súper nocivas para el organismo, las recetas de esta cadena de comidas rápidas difieren de país en país. Conoce qué esconden para dejar de consumirlas.

¿Qué ingredientes poseen las patatas fritas de McDonald’s?

patatas fritas de McDonald's

Confieso que las patatas fritas de McDonald’s me parecen una delicia. Si bien intento no consumir alimentos chatarra (como comidas rápidas, snacks o productos refinados) son mis favoritas. Quizás a ti te suceda algo similar. Sabemos que las comidas fritas suelen ser dañinas para la salud, sin embargo, no sabemos a ciencia cierta todos los ingredientes que ingerimos. La lógica nos hace imaginar que patata, sal y aceite, así como lo hacemos en casa.

Este interrogante derivó en una investigación algo alarmante. Grant Imahara era uno de los expertos que formaba parte del programa de televisión Cazadores de Mitos (Mythbusters en inglés). Entre sus múltiples investigaciones, decidió dirigirse a la fábrica de patatas de la famosa cadena multinacional.

La buena noticia de todo esto es que, al llegar a la planta de elaboración, descubrió que el ingrediente principal es realmente patata. La sorpresa se dio cuando conoció la lista de los ingredientes que le seguían. En total, se encontraron 19 ingredientes más, entre los cuales había algunos muy perjudiciales para la salud:

  • Dimetilpolisiloxano: Es una mezcla de polímeros, un tipo de silicona empleada en muchos productos industriales. Puede encontrarse en mermeladas y en los implantes mamarios, por ejemplo. También está presente en las plastilinas Silly Putty. El empleo de este ingrediente en pequeñas cantidades en alimentos está permitido en los Estados Unidos. Pero ¿por qué sería necesario utilizar silicona para elaborar unas patatas fritas?
  • Butilhidroquinona terciaria (TBHQ): Es un derivado del petróleo que se emplea como antioxidante. También está presente en el PVC, perfumes, lacas, resinas y barnices.
  • Aceite hidrogenado de Soya: Un tipo de grasa trans.

 

Vani Hari descubrió algo más…

Para desenmascarar a las grandes multinacionales de alimentos, la escritora y blogger Vani Hari lleva a cabo grandes investigaciones. En 2014, por ejemplo, denunció públicamente que el pan de Subway’s no era saludable. Después de los análisis se descubrió que el pan de esta cadena contenía dimetilpolisiloxano. Esta sustancia química está presente en las colchonetas de yoga, en acondicionadores de cabello, y en tanques acuáticos.

En cuanto a las patatas fritas de McDonald’s, ella encontró algo sorprendente. Las de Europa eran mucho mejores que las de Estados Unidos de América. Específicamente en Inglaterra, esta comida se hace de manera tradicional. Encontró patata, aceite vegetal, sal y un poco de azúcar. En contra posición, las patatas de Estados Unidos contienen alrededor de 19 ingredientes, la mayoría químicos.

Estas fueron sus palabras al respecto:

“¿Como puede McDonald’s hacer patatas fritas con una lista tan sencilla de ingredientes por toda Europa, pero no aquí? ¿Por qué las patatas fritas de McDonald’s Estados Unidos deben tener como ingrediente un agente anti-espuma? De hecho, Europa regula este ingrediente y lo prohíbe porque conoce que es un químico fabricado por el hombre y no fue fabricado con la intención de ser para el consumo humano. Todo este tiempo, la empresa ha sabido esto y ha elegido continuar sirviendo a los ciudadanos americanos esta plastilina”

¿Es seguro comer esto?

Y aquí radica el gran problema con este tipo de ingredientes. Las agencias gubernamentales que regulan el tipo y la cantidad de ingredientes aditivos permiten el empleo de estas sustancias químicas. Entonces, ¿a quién reclamar? No hay muchas opciones. Sólo podemos dar a conocer esto y cuidar nuestra propia salud. Porque si en otros países pueden elaborar patatas sólo con sal y aceite vegetal, entonces lo pueden hacer en todos lados.

El sitio TBHQTertiaryButyhydroquinone.com intenta resaltar las virtudes de este químico, aclarando, por ejemplo, que lo encontraremos en cualquier producto tanto en biodiesel, como en alimentos. Además, informan:

“(El TBHQ) es usado como inhibidor de la corrosión en el biodiesel. En la industria cosmética se emplea como fijador, en perfumes para disminuir la tasa de evaporación y mejorar la estabilidad del aroma. Es agregado en barnices, esmaltes, resinas y aditivos en el ámbito petrolero. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (Food and Drug Administration) lo ha evaluado y ha determinado que es seguro su consumo en las concentraciones permitidas.”

Ahora que conocemos esto, quizás consumirlas a menudo no resulte buena idea. Para muchas personas de todo el mundo, las patatas fritas de McDonald’s son un alimento cotidiano. Por ello los índices de sobrepeso y obesidad aumentan drásticamente cada año. Los alimentos ricos en grasa, especialmente la comida chatarra, son la principal causa. Sin mencionar otros problemas de salud como afecciones coronarias e hipertensión.

Cambiemos a una dieta saludable

Ya lo decía Hipócrates: “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina.” Somos lo que comemos y la comida chatarra consumida regularmente nos lleva a una muerte segura. La Escuela de Salud Pública de Harvard, junto al Brigham and Women’s Hospital de Boston presentaron un reporte con números alarmantes. Según su investigación, más de 100 mil muertes anuales causadas por paro cardíaco podrían haber sido evitadas. ¿Cómo? Sólo cambiando algunos hábitos alimenticios. El más importante: reemplazar las grasas trans (provenientes de aceites hidrogenados) por aceites monoinsaturados o poliinsaturados no hidrogenados.

También puede interesarte: “Aceites para cocinar: ¿Aceites vegetales o aceite de coco? ¿Cuál es la mejor opción y cuál debemos evitar?”

Si decides comer este tipo de alimento puedes hacerlo siendo consciente de la calidad de los mismos. Adoptar hábitos saludables es una manera no sólo de cuidar tu salud, sino también tu vida. Sin que lo sepas día a día las industrias alimenticias nos bombardean con químicos que desconocemos. Desde los vegetales colmados de agroquímicos hasta las patatas fritas de McDonald’s con derivados del petróleo. Es importante mantenerse informado y, en todo caso, lograr un equilibrio adecuado en nuestra dieta.

Si deseas que esta información llegue a más personas y así formar una red de consciencia, por favor comparte el artículo.