¿Qué son las piedras en los riñones? Síntomas y tratamiento convencional

Piedras en los riñones: Síntomas y tratamiento

Las piedras en los riñones son una de las afecciones renales más comunes y, cuando se presentan con síntomas, los pacientes experimentan severos dolores. Aunque muchos creen lo contrario, no todas las personas sufren de cálculos. Hay diversos factores de riesgo, aunque el estilo de vida y el tipo de alimentación suele ser determinante para el desarrollo de esta enfermedad.

Aquí te contamos qué son las piedras en los riñones, qué tipo de piedras hay, síntomas frecuentes, causas comunes y tratamientos convencionales.

¿Qué son las piedras en los riñones?

Los riñones son órganos vitales para nuestro cuerpo y se encargan de filtrar la sangre, a la vez que segregan algunas hormonas que ayudan con el correcto balance y funcionamiento del organismo.

Forman parte del sistema urinario, es decir, se involucran en la limpieza de la sangre a partir de la cual se crea la orina. Los riñones toman esos desechos líquidos y comienza el proceso de desintoxicación por el cual finalmente la orina será expulsada del cuerpo.


Si necesitas saber más sobre las funciones específicas de los riñones y qué enfermedades pueden afectarle, te recomendamos leer: “


Como podemos ver, estos procesos llevados a cabo por lo riñones se realizan a través de un medio líquido: se filtra la sangre y se crea la orina con los residuos que el cuerpo no necesita. Sin embargo, muchas veces dentro de estos órganos se acumula material sólido y da lugar a lo que se denomina cálculos o piedras en los riñones.

¿Qué son las piedras en los riñones? Son una aglomeración sólida que puede estar formada por diferentes sustancias que se encuentran en la orina. Las piedras de calcio suelen ser las más comunes, pero existen de otro tipo también.

¿Por qué sucede esto? Los especialistas creen que se da a partir de una orina muy saturada de sustancias (entre las que existe poca cantidad de agua), con un porcentaje elevado de sales y otros factores que desequilibran el proceso de filtrado y expulsión de residuos.

Clasificación de las piedras en los riñones

Estos sedimentos que luego se acumulan y forman piedras en los riñones se pueden clasificar en cuatro, dependiendo el material del cual están formados.

  1. PIEDRAS DE CALCIO: Los cálculos renales de calcio son el tipo más común, formados generalmente por oxalato de calcio. El oxalato de calcio está presente en la orina de forma natural, sin embargo, cuando la orina no está lo suficientemente diluida (poco consumo de agua) comienza a sedimentarse dentro de los riñones. Las piedras en los riñones de calcio, también pueden estar formadas por calcio y fosfato.
  2. PIEDRAS DE ÁCIDO ÚRICO: El ácido úrico es un compuesto orgánico formado por carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno, cuando se metabolizan purinas. Si la orina es demasiado ácida, los sedimentos comenzarán a formar piedras de ácido úrico puro o ácido úrico y calcio.
  3. PIEDRAS DE ESTRUVITA: La estruvita es un mineral. Estos cálculos son más frecuentes en mujeres, niños y ancianos, suelen aparecer cuando existe algún tipo de infección en alguna parte del tracto urinario. Las bacterias alojadas producen amoníaco al desarrollarse, el cual se acumula en la orina y luego se sedimenta. Estas piedras en los riñones están formadas generalmente por una mezcla de amonio, fosfato y magnesio.
  4. PIEDRAS DE CISTINA: La cistina es una sustancia que el cuerpo produce naturalmente. Estas piedras en los riñones son las más raras, sin embargo, pueden aparecer en algunos casos cuando existe un tipo específico de trastorno genético. Esta anormalidad sucede porque la cistina no termina de unirse a la orina y comienza a acumularse en los riñones.

¿Cómo son las piedras en los riñones?

Las piedras en los riñones, además de su composición, difieren en tamaño dependiendo de cada situación. Existen piedras muy pequeñas denominadas “arenilla” por su similitud en tamaño con la arena. También existen otras bastante más grandes, del tamaño de una perla o más.

Pueden estar alojadas en uno o ambos riñones, indistintamente.

Otra característica peculiar es que, dependiendo el paciente, puede tratarse de una sola piedra, un par de ellas o muchas, indistintamente el tamaño y la sustancia que la conforma.

Sin importar el tamaño, las piedras en los riñones pueden permanecer allí por mucho tiempo sin despertar síntomas claros, pueden moverse y ocasionar dolor esporádico, o pueden comenzar a viajar por lo uréteres para su expulsión a través de la orina. Los uréteres son los conductos (pequeños tubos) que van desde los riñones hacia la vejiga.

Los cálculos pueden pasar por los conductos hasta finalmente ser expulsados con algunas molestias y ardores. Sin embargo, una piedra también puede quedar atrapada en algún tramo del tracto urinario y hasta bloquear el paso de la orina. Cuando esto sucede no sólo se origina mucho dolor, sino también se requiere de atención médica inmediata. La orina que no es expulsada puede traer aparejados grandes problemas de salud.

Factores de riesgo: ¿Cuándo somos más propensos a formar piedras en los riñones?

Las piedras en los riñones son un problema que puede afectar a cualquier persona, indistintamente su género o edad. Sin embargo, existen algunos factores que aumentarían las probabilidades de desarrollarlas.

Algunos circunstancias para tener en cuenta y que favorecen el desarrollo de cálculos, según las estadísticas, son:

  • Los hombres presentan piedras en los riñones con más frecuencia que las mujeres.
  • Es una afección más común entre las razas blancas no hispanas, que en el resto de las etnias.
  • Si ya has sufrido de cálculos renales, tienes más probabilidades de que vuelvan a desarrollarse.
  • Existe cierta predisposición genética que aún no ha sido aclarada científicamente, más se ha podido comprobar que sí existe relación.
  • Las personas que beben menos de dos litros de agua al día aumentan el riesgo.
  • Las dietas ricas en proteínas, sodio y azúcares favorecen la formación de piedras en los riñones.
  • Personas con sobrepeso u obesidad.
  • Pacientes que se sometieron a algún tipo de cirugía intestinal, incluido el bypass gástrico.
  • Pacientes con enfermedades renales quísticas, como la enfermedad poliquística.
  • Cualquier condición que aumente la presencia de cistina, oxalato, ácido úrico o calcio en la orina.
  • Cualquier condición que genere inflamación intestinal o articular, como así también las que causan irritación gástrica.
  • El consumo prolongado de diuréticos o antiácidos a base de calcio.

Síntomas de las piedras en los riñones

Cuando un paciente tiene piedras en los riñones los síntomas dependerán, en gran medida, del tamaño de estas y su ubicación.

Muchas personas nunca se enteran de sus cálculos y terminan eliminándolos de forma espontánea. Otros, por el contrario, tienen varias piedras o una muy grande que, al estar alojada en el riñón sin moverse, puede ocasionar dolores. A su vez, estos dolores pueden agravarse si la piedra va pasando por los diferentes conductos del tracto urinario.

Ya sea porque la piedra es muy grande o porque la misma va bajando, estos son los síntomas más comunes:

  • Dolor al orinar, ardor o molestias
  • Presión al orinar, sensación de “hacer fuerza” para que salga la micción.
  • Sangre en la orina
  • Dolor en la espalda o en el abdomen
  • Náuseas y/o vómito

Si bien estos síntomas hacen referencia a las piedras en los riñones, también se pueden confundir con otros problemas renales, urinarios e incluso gástricos. Ante cualquiera de estas señales, te recomendamos dirigirte rápidamente a un centro de salud donde realizarán algunas pruebas de diagnóstico, junto con un examen físico.

Diagnóstico: ¿Cómo descubren que tengo piedras en los riñones?

Ante este problema es esencial la atención médica.

En una primera instancia, se realiza un examen físico, probablemente en manos de un médico clínico que evalúe el caso y proceda con la historia clínica del paciente. Además, se solicitarán pruebas de laboratorio (orina y sangre) para evaluar cómo están funcionando los riñones, la calidad de la orina y si existe algún tipo de infección.

Finalmente, se solicitarán también un diagnóstico por imágenes. Una ecografía es suficiente para localizar las piedras en los riñones y llegar a un buen diagnóstico.

En la primera consulta…

Esto es lo que puedes esperar de una consulta primera con el médico:

  1. HISTORIA CLÍNICA: El profesional de la salud, antes de ver las piedras en los riñones realizará algunas preguntas básicas como el tipo de dieta del paciente, antecedentes familiares, si padece alguna afección renal, si tuvo síntomas, cuáles, presencia de fiebre y qué medicinas estaría consumiendo.
  2. EXAMEN FÍSICO: Ante el examen físico el médico irá consultando las zonas del dolor e intentará localizar inflamación en caso de existir.
  3. PRUEBAS DE LABORATORIO DE ORINA: Idealmente se realizan pruebas de orina después de que el paciente pasó más de dos o tres horas sin orinar. De esta manera hay mayor cantidad de sedimentos y sustancias. Lo primero que se busca es la presencia de aquellos minerales que pueden desarrollar piedras en los riñones. Además, se analiza si hay sangre, glóbulos blancos o bacterias que den alerta de una infección.
  4. PRUEBAS DE LABORATORIO DE SANGRE: Se evalúa la presencia de minerales en la sangre y se realiza recuentos de glóbulos blancos y rojos para analizar la respuesta autoinmune y el funcionamiento de los riñones.
  5. DIAGNÓSTICO POR IMÁGENES: A través del diagnóstico por imágenes, los médicos pueden identificar cuántas piedras en los riñones hay, tamaño y dónde se alijan. A su vez, se puede realizar una evaluación respecto a los efectos o consecuencias causadas por los cálculos (bloqueo en las vías urinarias, defectos de nacimiento, anomalías, deformaciones renales, etc.). Para ello se utilizan ecografías, radiografías abdominales o tomografías computarizadas.

Tratamiento convencional: ¿Cómo eliminar las piedras de los riñones?

Raramente las piedras en los riñones causan daño permanente si un profesional de la salud las trata a tiempo y de forma adecuada. Sin embargo, es necesario remover esas piedras así no perjudican la función renal.

Las piedras más pequeñas pueden pasar por los conductos urinarios sin tratamiento específico. El paciente debe tomar suficiente agua hasta que la arenilla es arrastrada y, finalmente, expulsada. Además de abundante agua, ante este caso, el especialista en salud puede recetar algunos analgésicos si el paciente manifiesta mucho dolor.

Las piedras en los riñones de gran tamaño probablemente no puedan pasar fácilmente por los uréteres lo cual no sólo genera mucho dolor, sino también obstruye la salida de la orina. Esto sí requiere tratamiento médico urgente.

¿Cómo se rompen o quitan las piedras en los riñones?

Para remover los cálculos grandes de los riñones existen dos opciones: tratamientos para romperlos y luego expulsarlos junto a la orina; o tratamientos para retirarlos directamente desde los riñones (o desde los conductos si se han alojado allí).

Los diferentes procedimientos son:

  • LITOTRICIA POR ONDAS DE CHOQUE: Es un procedimiento donde se busca romper las piedras en trozos más pequeños para luego poder ser expulsadas a través de la orina. Es un tratamiento ambulatorio donde se emplea una maquinaria especial. El paciente puede recibir anestesia durante el procedimiento para sus dolores renales.
  • CISTOSCOPÍA Y URETEROSCOPÍA: Para estos procedimientos se utilizan herramientas llamadas cistoscopio y ureteroscopio. El primero sirve para observar dentro de la uretra y la vejiga hasta encontrar las piedras en los riñones; mientras que con el segundo se pueden observar los revestimientos internos de los uréteres y los riñones para conocer el estado general del tracto urinario. Una vez ubicados los cálculos renales, el médico puede proceder a romperlos para que el paciente luego los elimine o, directamente, los retira en el momento a través de la uretra. También es un tratamiento ambulatorio, el paciente en el mismo día puede irse a casa. Se administra anestesia ya que es un procedimiento invasivo.
  • NEFROLITOTOMÍA PERCUTÁNEA: Este tratamiento se realiza a través de una pequeña incisión realizada en la espalda. Luego se emplea una herramienta denominada nefroscopio que se inserta directamente en el riñón con la que se retira el cálculo. Si las piedras en los riñones son muy grandes se puede emplear un láser para romperlas y luego se retiran los trozos.

Si necesitas tratamientos naturales para remover las piedras en los riñones, te recomendamos leer nuestro artículo: “¿Cómo eliminar piedras de los riñones? 13 tratamientos naturales”

About The Author

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top