Próstata: Qué es, para qué sirve y enfermedades relacionadas

próstata

La próstata es un órgano fundamental en el cuerpo del hombre. El cuidado de su salud es esencial, por ello los controles de rutina se vuelven necesarios para evitar algunas de las enfermedades más comunes.

Los problemas que afectan a la próstata pueden resultar realmente graves si no se atienden a tiempo. Aquí te contamos toda la información necesaria sobre tres de las más importantes enfermedades relacionadas a esta glándula: hiperplasia, prostatitis y cáncer.

A continuación, te detallamos la importancia de este órgano, cuáles son sus funciones principales y por qué es tan importante cuidarlo.

¿Qué es la próstata? ¿Dónde está ubicada?

La próstata es una glándula del sistema reproductor masculino de la mayoría de los mamíferos. Es pequeña, con forma de nuez y se ubica enfrente del recto, debajo de la vejiga, pudiendo estar pegada a ella, rodeando la uretra (el tubo que está debajo de la vejiga).

En términos generales, podríamos decir que la próstata es una especie de vejiga secundaria pero cuya función es ejercer presión para expulsar el semen por la uretra, hacia el exterior. Produce el semen necesario para la transportación de los espermatozoides.

Otra de sus características es que tiene la capacidad de cerrar la vejiga para impedir que se libere la orina durante el coito.

Está conectada con los testículos a través de los conductos deferentes. Los conductos deferentes son tubos que llevan los espermatozoides maduros hacia la uretra, donde se mezclan con otros fluidos y se expulsan hacia el exterior.

Arriba, a los costados de la próstata se encuentran las vesículas seminales encargadas de fabricar el líquido seminal.

Desarrollo de la próstata

Desde la formación del feto, las hormonas masculinas estimulan la glándula prostática, la cual se sigue desarrollando después del nacimiento y crece hasta la edad adulta.

Mientras se produzcan las hormonas masculinas, la próstata mantiene su tamaño normal. Cuando las hormonas desaparecen, la próstata, a su vez, empieza a disminuir su tamaño considerablemente.

¿Qué segrega la próstata?

La próstata es un órgano glandular, los que significa que su función principal es la de segregar:

  • Antígenos: Los antígenos son cualquier sustancia capaz de provocar una reacción del sistema inmunitario. La reacción más común es la producción de anticuerpos que combatan dicho antígeno.
  • Fibrinógenos: Es una proteína soluble presente en el plasma sanguíneo y es responsable de la formación de coágulos.
  • Espermina: poliamina.
  • Zinc: un mineral presente y necesario para todas las células del cuerpo. Tiene propiedades bactericidas en el semen.
  • Magnesio: Mineral importante para el buen estado de salud del organismo. En el semen es el encargado de brindarle el aspecto lechoso característico.
  • Enzimas: como las fosfatasas ácidas, fibrinolisina y la transglutaminasa, entre otras.

¿Cuáles son las funciones de la próstata? ¿Para qué sirve?

Aunque suene extraño, muchos hombres no conocen esta glándula, desconocen sus funciones y, por ende, tampoco se dan una idea de cómo cuidarla correctamente o qué controles realizar.

La Prostate Cancer UK, una organización sin fines de lucro destinada a la investigación del cáncer de próstata, realizó una encuesta donde se confirmó que 1 de cada 5 británicos no sabía de la existencia de la próstata (sólo para citar un ejemplo).

Teniendo en cuenta la gran importancia de esta glándula y que el cáncer es una de las causas más comunes de muerte por cáncer en hombres, es importante mantenerse informados.

La Sociedad Americana Contra el Cáncer afirma que sólo en los Estados Unidos, en 2016, se diagnosticaron alrededor de 181.000 casos nuevos de cáncer de próstata. A su vez, se reportaron 26.000 muertes por esta causa, dentro de ese año.

Ya conocemos dónde se ubica, pero ¿Para qué sirve, entonces, la próstata? La próstata tiene la función principal de fabricar líquido prostático (seminal). El líquido prostático, a su vez, es una protección para los espermatozoides. Así, podemos concluir, que la próstata juega un papel importante en la reproducción y fecundación.

Además, por el centro de la próstata pasa la uretra, el conducto que transporta semen y orina hacia el pene para luego ser expulsado. Durante el coito, la próstata es capaz de cerrar la vejiga y presionar para la expulsión del semen.

Síntesis

Con todo esto, podemos concluir que la próstata cumple una triple función en el cuerpo del hombre:

  • REPRODUCTIVA: Ya que segrega muchas de las sustancias que componen el líquido seminal, que protegen y ayudan a la supervivencia de los espermatozoides. Es importante, por ejemplo, produciendo la cantidad justa y necesaria de proteínas que licúan el semen y los oligoelementos que aportan consistencia al fluido.
  • EYACULATORIA: Durante la experiencia sexual masculina (coito o masturbación) la próstata forma parte de las estructuras anatómicas necesarias para la eyaculación. Forma parte de un mecanismo complejo que consta de dos fases: emisión y expulsión. En esta segunda fase, la próstata permite la salida del semen a través de la uretra.
  • PROTECTORA: Entre todas las sustancias que segrega la próstata, algunas de ellas tienen propiedades antibacteriales. Además, la glándula en sí cumple la función de ser una barrera protectora contra los patógenos para que no dañen el semen. Los hombres padecen menos infecciones urinarias no sólo por poseer una uretra más larga, sino también por las sustancias bactericidas de la próstata.

Enfermedades de la próstata

Mantener un buen estado de salud de la próstata es esencial. Además de tener un rol fundamental en la producción de semen, también está conectada con los otros órganos regulando diferentes funciones.

Los chequeos rutinarios se recomiendan siempre y cuando exista algún síntoma. Después de los 40 años, los hombres deben hacer un control de prevención, al menos una vez al año.

Para saber cómo se encuentra, el profesional debe palpar la próstata a través de una exploración física a través del tacto rectal. También se realizan pruebas por imágenes a través de ecografías transrectales, por tomografías axial computarizada o por resonancia magnética.

Existen tres enfermedades comunes que suelen alterar a la próstata y son las principales causas de daño prostático. Estas son:

1. Prostatitis (Próstata inflamada)

Se denomina prostatitis a la inflamación de la próstata. Esto puede deberse por una infección, por una patología crónica o, en muchos de los casos, se desconoce la causa.

Los síntomas pueden ser similares a los de una infección urinaria, sin embargo, con un análisis de laboratorio es suficiente para descartar esa posibilidad. También puede darse asintomático. En este caso el paciente llega al diagnóstico a través de sus chequeos de rutina, sin manifestar alguna señal de inflamación.

Esta es la enfermedad más común en adultos de mediana edad.

Los tratamientos son con antibióticos en caso de encontrar un ataque bacterial. De lo contrario, se realizan controles para determinar si se trata de una inflamación crónica.

2. Hiperplasia prostática benigna (HPB)

Se denomina así a un crecimiento anormal del órgano, denominado también “adenoma prostático”. Este desarrollo es paulatino e ininterrumpido hasta lograr una hipertrofia. Este suele ser un efecto común en los hombres a medida que envejecen.

Muchos casos son asintomáticos, aunque las señales más claras se dan al momento de orinar. Una HPB se manifiesta por:

  • Irritación de la vejiga
  • Frecuentes ganas de orinar
  • Poca fuerza en el chorro de orina al ser expulsado
  • Sensación de “no aguantar más” una vez que el paciente siente ganas de orinar (dificultades para contener la orina, pero se diferencia de la incontinencia ya que esto es más una sensación de urgencia, que un hecho).

El problema real de la hiperplasia prostática benigna es que presenta posibilidades de complicaciones. Un paciente con HPB es tiene mayores posibilidades de padecer:

  • Infecciones urinarias reiteradas: ataques de microorganismos patógenos que alteran la uretra, la vejiga, la próstata o los riñones.
  • Insuficiencia renal: Cuando los riñones no alcanzan una actividad suficiente como para filtrar la totalidad de toxinas y desechos presentes en la sangre.
  • Hematuria: Presencia de sangre en la orina.
  • Litiasis vesical: también denominados cálculos urinarios. Son piedras ubicadas en el riñón o en las vías urinarias. En la mayoría de los casos están formadas por oxalato cálcico, por ácido úrico o fosfato.

3. Cáncer de Próstata

El cáncer de próstata es muy común y es una de las principales causas de muerte por cáncer en hombres (la tercera a nivel mundial). Si bien puede darse a cualquier edad, es más frecuente en personas de edad avanzada. Muchas veces el paciente muere por otras causas naturales.

Cuando el cáncer es agresivo se puede realizar una cirugía o radioterapia como tratamiento.

CONCLUSIÓN: ¿Cómo cuidar la próstata?

El cuidado de la próstata es sumamente importante, como podemos notar. Dicha atención debe ser global: implica conocimiento, prevención y tratamiento de cualquier enfermedad que esté afectando su funcionamiento. Para todo esto, siempre es necesaria la visita periódica al urólogo que realizará los controles pertinentes.

Según los especialistas, después de los 30/ 35 años de edad es necesario un primer chequeo. De acuerdo con lo que analice el médico, será él quien aconseje cuándo será la próxima visita. Si está todo bien, el paciente puede volver luego de uno a dos años.

El principal consejo que debemos tener en cuenta si queremos cuidar la salud de la próstata, es prestar atención a todo aquello que ingerimos: alimentación, bebidas y otros hábitos como el tabaquismo.

El tabaquismo afecta negativamente a todo nuestro organismo y la próstata no es la excepción. El mejor consejo es abandonar el cigarrillo buscando tratamientos que se adecuen a nuestras necesidades (ansiedad, problemas de control, nerviosismo, etc.).

El control del sobrepeso o la obesidad siempre trae aparejado una mejora en la condición y bienestar del paciente. Realizar ejercicios será una buena decisión, a la vez que se controla la alimentación.

Algunos consejos en cuanto al alimento son:

  • Evitar alimentos o condimentos excesivamente picantes.
  • Moderar la ingesta de bebidas alcohólicas: El alcohol es irritante para el tracto urinario y tiene un gran efecto diurético.
  • Disminuir al máximo el consumo de grasas saturadas: presente en alimentos chatarra, industrializados, comidas pre fritas, comidas rápidas, bollería industrial, aceites hidrogenados, etc.
  • Cambiar por alimentos ricos en ácidos grasos esenciales.
  • Algunos estudios indicarían que las dietas ricas en grasa animal y pobres en vegetales (especialmente en aquellos como el coliflor o el brócoli), aumentan las posibilidades de desarrollar cáncer de próstata. Sin embargo, la evidencia aún es pobre y poco determinante, comparada a otros estudios realizados.

… Cuéntanos… ¿Conocías esta glándula y la importancia de mantenerla saludable? … ¡Comparte esta información para que más personas se enteren! …

2 thoughts on “Próstata: Qué es, para qué sirve y enfermedades relacionadas”

  1. Pingback: Cáncer de próstata: qué es, síntomas y tratamiento • Medicina Natural

  2. Pingback: Próstata inflamada: Causas, Síntomas y Tratamiento • Medicina Natural

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top