“Los 10 Mejores Remedios Caseros Para La Gastritis”

remedios caseros para la gastritis

Existen diversos tratamientos farmacológicos de venta libre para acabar con esta enfermedad, sin embargo, los remedios caseros para la gastritis resultan integrales y completos. Además, recuerda cuán importante es cuidar la dieta de todos los días.

Muchas de estas recetas pueden consumirse solas, combinarse entre sí o sumarlas como rutina cotidiana dentro de la alimentación ya que son muy nutritivas y colmadas de propiedades.

Aquí verás maravillosos remedios caseros para la gastritis y una idea general de cómo es un buen plan alimentario para alguien que padece este problema.


Si deseas conocer más sobre esta enfermedad, te recomendamos el artículo: “Gastritis: Síntomas y tratamiento. ¿Qué alimentos no ayudan a controlar este trastorno digestivo?”


10 Remedios caseros para la gastritis

1. Jugo de patata

El jugo de papa es uno de los remedios caseros para la gastritis más conocidos. Es el famoso “remedio de la abuela” que logra neutralizar los ácidos y calmar los síntomas de manera rápida. Quizás no es el indicado para acabar con la enfermedad, pero es excelente paliativo para el dolor y la sensación de ardor.

Ingredientes:

  • 2 patatas medianas
  • Rallador de cocina
  • Paño de tela limpio o filtro

Preparación:

  • Pelar bien las papas. Procurar quitar cualquier brote o marca que contenga.
  • Rallarla de manera bien fina.
  • Colocar la papa rallada sobre un paño para exprimir bien, o pasarla por un filtro o colador fino.
  • El jugo obtenido debe beberse en ayunas, inmediatamente después de realizarlo. 30 minutos después ya se pueden ingerir alimentos.

2. Infusiones

DE HINOJO: El hinojo ayuda durante la digestión de las comidas y favorece la neutralización de los ácidos. Este remedio se recomienda cuando el paciente come un alimento muy pesado para su estómago. Los remedios caseros para la gastritis digestivos deben beberse inmediatamente después de comer.

Hierve 300 ml de agua. Añade ½ cucharadita de hinojo bien picado y una pizca de anís. Apaga el fuego, tapa el recipiente y deja reposar por 10 minutos. Filtra el líquido y bebe de inmediato.

DE LINAZA: La linaza (semillas de lino) fortalecen el sistema digestivo en su totalidad. Ante cualquier problema gastrointestinal, bebe esta infusión que además es súper nutritiva.

En 500 ml de agua hirviendo, añade 2 cucharadas de linaza. Deja reposar por 12 horas. Filtra el preparado y bebe el agua después de cada comida importante del día. Esta receta rinde para dos comidas (250 ml por comida).

DE ENELDO: Con semillas de eneldo puedes realizar un tratamiento intensivo que permite aliviar los síntomas a largo tiempo. Se recomienda en pacientes con gastritis crónica y se debe complementar con una alimentación adecuada.

Consume esta infusión tres veces al día, durante tres días consecutivos. Puedes realizar las tres porciones una vez en el día, o puedes hacerla cada vez que lo necesites. Debes hervir una taza de agua (250 ml) y añadir una cucharada de semillas de eneldo. Tapa y deja enfriar por 10 minutos. Filtra y bebe.

Si realizas todas las porciones de una sola vez, hierve 750 ml y añade 3 cucharadas de semilla de eneldo.

3. Agua de arroz

Al igual que el jugo de papa, ambos son digestivos remedios caseros para la gastritis, el agua de arroz sirve para aliviar los síntomas de manera inmediata.

Hierve un puñado de arroz en agua. Una vez que esté listo, fíltralo conservando el agua. Deja enfriar y bebe cada vez que experimentes síntomas.

4. Té de congorosa

El nombre científico es Maytenus ilicifolia, aunque es comúnmente conocida como congorosa, cancrosa o maiteno. Es un arbusto sudamericano de la región de Argentina, Uruguay y Paraguay.

Sus poderes medicinales son sumamente conocidos por ser analgésica, antiasmática, bactericida y anticancerosa. Además, regula la acidez estomacal, los síntomas de gastritis y los de las úlceras.

Para aprovechar estos beneficios, realiza la siguiente receta:

Ingredientes:

  • 5 g de hojas de congorosa seca
  • 300 ml de agua

Preparación:

  • Hierve el agua en un recipiente.
  • Agrega las hojas secas y deja en el fuego por sólo 3 minutos más.
  • Retira del fuego, cubre el recipiente y deja templar.
  • Filtra el preparado y bebe.

Tratamiento:

Realizar esto todas las mañanas y beber inmediatamente después de preparado. Ingerir en ayunas, media hora antes de consumir el desayuno.

5. Batidos

DE GEL DE ALOE: En una licuadora, mezcla ¼ taza de gel de aloe (sábila), con el zumo de ½ limón y 200 ml de agua. Puedes añadir stevia o miel para endulzar. Mezcla bien y bebe esta receta dos veces al día.

Los remedios caseros para la gastritis con sábila son poderosos depurativos. Aceleran el tránsito intestinal, pero benefician todo el movimiento gástrico. El aloe vera es antimicrobiano y ayuda a reparar las paredes estomacales.

DE ZANAHORIA Y PATATA: El siguiente remedio natural no sólo brinda alivio a los síntomas, sino que también funciona como tratamiento a largo plazo, incluso preventivo.

Licua ¼ de patata cruda pelada, ½ zanahoria y 1 rama de apio. Añade 100 ml de agua y endulza con stevia. Bebe en cada desayuno, al menos por una semana.

DE NARANJA Y CEBOLLA: Este batido no es agradable para todas las personas ya que posee un sabor especial. Si bien es muy suave, puede resultar algo picante.

Licua 1/8 de cebolla blanca cruda, con 500 ml de jugo de naranja recién exprimido. Añade 2 hojas de chaya (Cnidoscolus chayamansa es su nombre científico) y endulza con stevia. Bebe durante todo el día, especialmente antes de cada comida.

DE PAPAYA Y PLÁTANO: Este es uno de los remedios caseros para la gastritis más elegido ya que, además de sus beneficios, es delicioso.

Agrega a la licuadora una tajada de papaya y ½ plátano (todo pelado). Mezcla hasta obtener un preparado homogéneo y sin trozos. Vierte en un bowl y añade un puñado de avena tostada. Ingiere en cada desayuno, al menos por una semana.  

¿Qué alimentos ayudan a controlar la gastritis y superarla?

Como hemos mencionado, además de consumir remedios caseros para la gastritis, debemos cuidar mucho el tipo, a cantidad y la calidad de los alimentos que ingerimos de forma cotidiana.

Si bien hablar de una “dieta balanceada” puede resultar confuso y poco específico, ten presente que debes ingerir los macronutrientes esenciales: proteínas, fibras e, idealmente, carbohidratos complejos.

A su vez, existen otros alimentos particulares que, por sus grandes beneficios, podemos añadirlos para el tratamiento de la gastritis. Algunos de ellos son:

ANTIOXIDANTES

Las investigaciones aseguran que los alimentos ricos en antioxidantes son capaces de reducir la inflamación gástrica y reducen el riesgo de padecer complicaciones crónicas. Los antioxidantes más recomendados y fáciles de encontrar/ consumir son la vitamina C, la vitamina A y los flavonoides (presentes en los frutos rojos, por ejemplo).

Si no sabes qué alimento seleccionar, te contamos que las frutas y verduras de colores brillantes son nuestra principal fuente de antioxidantes.

El Centro Médico de la Universidad de Maryland asegura que las mejores frutas y hortalizas para tratar la gastritis son: cebollas, ajo, calabazas, pimientos, verduras de hoja, espárragos, apio, hinojo, jengibre, frutos rojos y bayas, manzanas y puedes incluir al listado, algas.

PROBIÓTICOS

Los probióticos son esenciales en el tratamiento contra la bacteria helicobacter pylori, según indicarían los últimos estudios. Además, son protectores del tracto gastrointestinal previniendo úlceras y gastritis crónica.

Los probióticos son muy importantes para nuestra salud en general ya que son un complemento para reforzar el sistema inmunológico. Además de mejorar el movimiento intestinal, reducen la inflamación, facilitan la absorción de nutrientes, regulan las reacciones autoinmunes, ayudan a controlar la tolerancia a los alimentos, entre otros.

Los alimentos ricos en probióticos son aquellos que presentan fermentación: kombucha, verduras encurtidas, yogur, kéfir. Otras opciones son los suplementos, especialmente los que aportan la bacteria Lactobacillus bulgaricus.

Dicha bacteria es capaz de reducir la producción de ácidos e inhibe considerablemente el efecto de las citoquinas y las quimiocinas.

AJO

Durante siglos se ha empleado este alimento como un auténtico medicamento. Las propiedades del ajo (ya sea crudo o cocido) son increíbles, incluso cuando hablamos de problemas gastrointestinales. Es antibiótico, antiinflamatorio y antifúngico.

Las investigaciones afirman que el ajo crudo es efectivo para reducir el efecto y el crecimiento de la bacteria Helicobacter pylori. También se ha comprobado su efecto en otras bacterias perjudiciales que dañan la microbiota intestinal.

El National Cancer Center Research Institute de Tokio realizó un estudio en animales donde se comprobó que el extracto de ajo era efectivo en este tratamiento. Según se pudo observar, mientras más alta era la dosis (hasta de 4%), mayores eran los efectos (comparada con una dosis del 1% y del 2%).

En el transcurso de seis semanas la gastritis de los animales, ocasionada por Helicobacter pylori, se redujo notablemente (dependiendo la dosis) e incluso había desaparecido en algunos de ellos.

Otros estudios afirman que los mismos efectos se obtienen al consumir dos dientes de ajo diariamente. De tal forma se obtiene la mayor protección gástrica y estomacal, evitando la inflamación.

REGALIZ (JUNTO CON OTRAS ESPECIAS)

Uno de los remedios caseros para la gastritis, las molestias digestivas y el reflujo ácido, es el regaliz. Sus propiedades radican en un compuesto que posee llamado ácido glicirricínico que alivia los malestares estomacales, a la vez que refuerza las funciones gastrointestinales.

Las investigaciones han logrado comprobar que el compuesto posee increíbles propiedades antiinflamatorias, antidiabéticas, antioxidantes, antitumorales, antimicrobianas y antivirales. Sin embargo, se ha podido comprobar también que dichos beneficios se intensifican cuando el regaliz se combina con hinojo e incluso anís.

Las recomendaciones y dosis aconsejadas son diferentes según cada necesidad, es decir, difieren de paciente a paciente. En términos generales, los estudios afirman que se logra mejorar e incluso curar (dependiendo del diagnóstico) consumiendo alrededor de 3 g de extracto de regaliz al día. El tratamiento dura aproximadamente entre cuatro a seis semanas.

Ante cualquier duda, si deseas probar estos remedios caseros para la gastritis, consulta con un especialista previamente. Muchos medicamentos interfieren o se ven interferidos por el regaliz, especialmente aquellos pacientes con hipertensión arterial tratados farmacológicamente.

DOSIS ALTAS DE FIBRA

Como podrás notar, muchos de los remedios caseros para la gastritis poseen un alto contenido de fibra. La Escuela de Salud Pública de Harvard encontró que una dieta equilibrada pero rica en fibra, es capaz de reducir hasta en un 60% las posibilidades de desarrollar una úlcera estomacal.

Las mejores fuentes de fibra son: almendras, semillas de chía, linaza, legumbres, granos enteros, granos germinados, germen de trigo, harinas integrales, quinua, arroz integral, verduras de hoja, entre otros.

GRASAS SALUDABLES Y PROTEÍNAS PARA REPARAR LAS PAREDES GÁSTRICAS

Tanto las grasas saludables como las proteínas de buena calidad son remedios caseros para la gastritis en sí mismos. Juntos son efectivos para prevenir y tratar algo tan importante como el síndrome del intestino permeable.

Dicha enfermedad es muy perjudicial para el cuerpo, no sólo porque afecta todo nuestro sistema inmunológico, sino también porque nos vuelve muy propensos a los ataques de microorganismos patógenos y a sufrir infecciones.

Las mejores fuentes de proteína saludable y confiable son: carne de animales criados con pastoreo, pollos de granja orgánicos y pescados con bajo índice de mercurio como las sardinas. Además, estos pescados aportan ácidos grasos saludables como el Omega 3.

El Omega 3 es un antiinflamatorio natural muy beneficioso.

Si deseas aportar aún más grasas saludables que promueven la salud gástrica, asegúrate de consumir aceite de oliva, aceite de coco, aguacate, mantequillas naturales y ghee. Cualquiera de estas opciones consumidas de forma diaria es de gran ayuda.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top