¿Cuáles son los mejores remedios caseros para la retención de líquidos?

¿Cuáles son los mejores remedios caseros para la retención de líquidos?

Los remedios caseros para la retención de líquidos son diuréticos naturales que, además de favorecer el funcionamiento renal, cuidan todo el tracto urinario y previenen infecciones importantes.

Aquí te presentamos opciones naturales y económicas que puedes llevar a cabo en tu vida cotidiana, aunque tengas una rutina muy complicada. De manera sencilla puedes llevar adelante tratamientos caseros que mejorarán los síntomas molestos del edema.

Estos son los mejores remedios caseros para la retención de líquidos y para mejorar todo el sistema urinario.

Síntesis: ¿Qué es la retención de líquidos?

La retención de líquidos, también denominado edema, se desarrolla cuando hay un exceso de líquido acumulado en los diferentes tejidos del cuerpo. Esto puede desarrollarse por causas patológicas (es decir que derivan de alguna enfermedad previa) o no patológicas.

Dentro de la primera opción, las causas patológica pueden ser afecciones renales, hepáticas o cardíacas que afectan a la circulación sanguínea. Para todos estos problemas de salud se necesita un tratamiento médico, seguimiento y control efectivo ya que puede derivar en complicaciones más graves.

Dentro de las causas no patológicas existen muchos problemas relacionados a nuestro estilo de vida. El sedentarismo, los trabajos que implican muchas horas de pie, la mala alimentación, el alto consumo de sodio, bajo consumo de agua, entre muchos otros factores cotidianos que empeoran la situación.

Síntomas

Antes de conocer algunos remedios caseros para la retención de líquidos, es importante advertir aquellas señales que nos brinda el cuerpo.

Cuando existe una causa patológica, la retención de líquidos es un síntoma en sí y va a ir acompañado de diversos signos propios de la enfermedad que los origina.

De tratarse de un problema no patológico, los síntomas del edema son sensación de pesadez en las extremidades, cansancio, inflamación, aumento del volumen abdominal y disminución en la cantidad de micciones.

Son estos últimos los síntomas que podemos controlar fácilmente con algunos remedios caseros para la retención de líquidos.


Si quieres saber más acerca de este padecimiento tan común, te recomendamos leer nuestro artículo: “¿Qué es y por qué se produce la retención de líquidos?”


11 Remedios caseros para la retención de líquidos

Entre estos remedios caseros para la retención de líquidos encontrarás los mejores tratamientos diuréticos que puedes combinar, siempre y cuando bebas suficiente cantidad de agua.

Además, consejos naturales y algunos cambios en tu estilo de vida que, sin darte cuenta, están perjudicando tu circulación sanguínea y favorecen la retención de los líquidos en los tejidos.

Prueba un par de los siguientes remedios caseros para la retención de líquidos e incluso notarás cómo puedes desinflamar el organismo y controlar mejor tu peso corporal.

1. Té de hierbas naturales

En esta receta no sólo encontrarás uno de los mejores remedios caseros contra la retención de líquidos, sino también un desintoxicante natural que favorece la depuración intestinal, desinflama el vientre y ayuda a adelgazar.

Ingredientes:

  • 5 g de anís estrellado
  • 10 g de laurel
  • 10 g de cola de caballo
  • 20 g de alcachofa
  • 10 g de sauco negro
  • 1 litro de agua

Preparación:

  • Coloca el agua en una cacerola y lleva a fuego fuerte hasta que hierva.
  • Añade todas las hierbas y deja cocinar por 10 minutos.
  • Tapa la cacerola y retira del fuego. Deja reposar durante 5 minutos más.
  • Filtra el preparado y conserva el líquido en una botella de vidrio, en lo posible térmica para que no pierda temperatura y pueda ser ingerido tibio. (La tibieza evita el golpe de temperatura cuando llega al estómago y es más fácil de asimilar para el cuerpo).
  • Bebe a lo largo de todo el día. Continúa el tratamiento al menos durante 10 días.

2. Bebe suficiente agua

Algo muy común entre los pacientes con retención de líquidos es evitar el consumo de agua. Nada más perjudicial para el cuerpo que no hidratarse de manera correcta. El consumo de agua activa la actividad renal y favorece la circulación de la sangre. No beber líquido sólo empeora la condición.

La recomendación es aumentar la dosis de hidratación al menos medio litro. Si acostumbras a beber 2 litros, cambia a 2.5 litros. Si bebes menos de 2 litros de agua al día, intenta llegar a esa cantidad ya que es la recomendada por los especialistas para cualquier adulto saludable.

3. Té de diente de león

El té de diente de león es tan potente y de sabor tan suave que puede ser añadido a cualquier bebida y reforzar las propiedades. Añade un vaso de té de diente de león a tus limonadas, batidos, jugos frutales y conviértelos en maravillosos remedios caseros para la retención de líquidos con un gran efecto diurético.

Ingredientes:

  • 15 g de diente de león seco
  • 250 ml de agua

Preparación:

  1. Lleva el agua a fuego fuerte hasta que hierva.
  2. Añade el diente de león y retira del fuego con el recipiente tapado. La hierba seca de diente de león que puedes comprar es una suma de hojas tallos y raíces de las plantas. Todas comparten las propiedades diuréticas.
  3. Deja reposar durante 10 minutos, filtra el líquido y bebe de inmediato.
  4. El tratamiento consta de 3 tazas al día, durante 3 días consecutivos. Luego deberás descansar dos días y repetir en caso de ser necesario.

4. Evita el consumo excesivo de sal

Otra falsa creencia que ronda alrededor de la retención de líquidos es la idea de que la persona orina poco, por ello retiene. La disminución de las micciones es una consecuencia de la retención y no al revés.

Existe una disminución en la producción de orina por problemas metabólicos donde la orina retiene más minerales que agua y por ello está menos diluida y en menor cantidad.

El sodio suele ser uno de los principales causantes de este problema. Disminuir la cantidad de sodio, especialmente presente en la sal de mesa, ayuda a controlar y revertir esta condición.

Evitar añadir sal a los alimentos y acostumbrarse al sabor natural de ellos es un gran cambio y mejora en los hábitos alimenticios. Si no lo logras, disminuye la cantidad, sustituye la sal por otros condimentos y hierbas aromáticas.

Además, recuerda que las comidas envasadas, productos industrializados y alimentos procesados suelen tener un alto contenido de sodio, lee muy bien las etiquetas.

5. Té de perejil

El perejil es uno de los diuréticos naturales más poderosos y utilizados por la medicina natural. También se la emplea para eliminar el ácido úrico lo que lo convierte en una medicina también contra el reumatismo o la gota.

Más allá de sus propiedades maravillosas, también estamos hablando de una hierba muy simple de cultivar, económica, versátil y fácil de conseguir.

Todos los remedios caseros para la retención de líquidos pueden tener un añadido extra de perejil si necesitamos reforzar los beneficios. Prueba esta infusión, bebiendo al menos 4 veces al día:

Ingredientes:

  • 25 g de perejil fresco
  • ¼ de limón fresco
  • 250 ml de agua

Preparación:

  1. Pica el perejil y mezclar con el agua.
  2. Llevar a fuego lento hasta que hierva. Dejar cocinar durante 10 minutos.
  3. Exprimir el trozo de limón y añadirlo.
  4. Tapar el recipiente, retirar del fuego y dejar reposar por 5 minutos más.
  5. Filtrar el preparado y beber de inmediato.

6. Sales de magnesio

El magnesio es uno de los remedios caseros para la retención de líquidos menos difundido.

Una gran parte de la población mundial sufre deficiencia de magnesio. ¿Por qué? Porque en una época, nuestros organismos obtenían el magnesio necesario a partir del consumo de frutas y verduras, las cuales a su vez lo absorbían de la tierra.

Sin embargo, por el gran desgaste de los suelos debido al cultivo masivo sin rotación, las tierras sufren deficiencia de magnesio, al igual que nuestros vegetales, al igual que nosotros.

Consumir magnesio al menos una vez al mes es suficiente para acabar con numerosas afecciones comunes, incluida la retención de líquidos.

Adquiere las sales de magnesio y diluye una cucharadita en 1 litro de agua. Bebe de a sorbos durante todo el día o dos.

7. Naranjada de barba de maíz

Este suele ser una de las infusiones más suaves en cuanto a sabor, por lo que los pacientes tienden a mezclarlo con otros ingredientes para aprovechar sus beneficios, mientras se potencia el sabor.

Idealmente, realiza el té de barba de maíz y utiliza el agua para elaborar una limonada o naranjada, grandes remedios caseros para la retención de líquidos.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de barba de maíz seca
  • 500 ml de agua
  • 500 ml de jugo de naranja (sin azúcar agregado)

Preparación:

  1. Coloca el agua y la barba de maíz en una cacerola.
  2. Lleva a fuego medio hasta que hierva, deja cocinar por 10 minutos.
  3. Retira del fuego y deja reposar hasta que tome temperatura ambiente.
  4. Filtra el líquido y añade el zumo de naranja (en lo posible recién exprimido).
  5. Bebe a lo largo de todo el día, conserva en el refrigerador en botella de vidrio.

8. Elevación de pies y piernas

Elevar las piernas por encima de la posición del tronco ayuda a reactivar la circulación de la sangre. Muchas personas no cuentan con el tiempo para permanecer al menos 30 minutos con las piernas contra la pared.

Uno de los mejores remedios caseros para la retención de líquidos es colocar tacos en los pies de la cama para elevar esa zona y dormir en esa posición. Al cabo de tres noches la circulación ya se encuentra reactivada, sin embargo, se recomienda continuar con el tratamiento al menos por 10 días.

9. Té de flor de Jamaica

La flor de jamaica se emplea no sólo para hacer remedios caseros para la retención de líquidos, sino también para la elaboración de laxantes naturales. Es decir, este tratamiento es un gran desintoxicante y depurativo.

Entre sus beneficios, con esta infusión lograrás mejorar el funcionamiento intestinal, renal, favorecer la salud de la piel y combatir problemas gástricos como la distensión abdominal y la indigestión.

Ingredientes:

  • 1 litro de agua
  • 3 cucharadas colmadas de flore de jamaica secas

Preparación:

  1. Coloca el agua en un recipiente y lleva a fuego hasta que hierva.
  2. Añade las flores de jamaica y retira del fuego.
  3. Tapa el recipiente y deja reposar por 10 minutos. Es importante que las flores no se cocinen en el fuego ya que se deshacen, se queman y pierden propiedades. Sólo se deben añadir al agua caliente.
  4. Pasado el tiempo recomendado, filtrar y conservar. Se debe beber a lo largo del día frío, caliente o a temperatura ambiente.

10. Jengibre con canela

Más allá de que esta infusión es uno de los mejores remedios caseros para la retención de líquidos, es también una receta deliciosa para disfrutar especialmente durante las bajas temperaturas ya que aumenta la temperatura corporal.

Sin embargo, la combinación de canela y jengibre en grandes cantidades no es recomendable para mujeres embarazadas. Si bien el jengibre suele ser aconsejado para un mejor control de las náuseas, la canela puede provocar algunas contracciones uterinas si se consume cotidianamente.

Ingredientes:

  • 1 trozo de jengibre fresco, de 1 cm de espesor aproximadamente
  • 1 rama de canela
  • 500 ml de agua

Preparación:

  1. Lleva todos los ingredientes a fuego medio. Procura cortar el jengibre en trozos más pequeños para que suelte su sabor con más facilidad.
  2. Dejar hervir de 5 a 8 minutos, según cómo prefieras la intensidad. Recuerda que la canela es un condimento muy invasivo, si sientes demasiado fuerte su sabor, añádela al finalizar la cocción y no durante la misma.
  3. Filtra el preparado y bebe. Rinde dos porciones que puedes distribuir durante el día.

11. Té verde con piña

Esta receta es uno de los remedios caseros para la retención de líquidos que puede ser consumido en frío. El té verde es un poderoso antioxidante, sin embargo, su sabor no es agradable para todo el mundo.

Como el azúcar o la miel no son recomendados en caso de que necesites eliminar el líquido retenido en los tejidos, una buena opción para mejorar y endulzar el té verde es la piña. Si deseas hacer un sabor más refrescante aún o convertirlo en un té helado, añade algunas hojas de menta y mucho hielo.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de té verde en hebras
  • 1 trozo de piña (rebanada de 1 cm de espesor)
  • 500 ml de agua

Preparación:

  1. Coloca el agua en un recipiente y lleva a hervir junto con la piña trozada
  2. Cocina el fruto unos 10 minutos.
  3. Añade el té verde y deja en el fuego durante dos minutos.
  4. Finalmente tapa el recipiente, retira del fuego y deja reposar por 10 minutos más.
  5. Filtra el preparado y conserva en un recipiente. Se puede beber frío o caliente, durante todo el día.

About The Author

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top