¿Qué es y por qué se produce la retención de líquidos?

Retención de líquidos: Causas y tratamiento

La retención de líquidos es algo que nos sucede a todos, especialmente luego de un día largo de trabajo o por efecto de las altas temperaturas. Sin embargo, algunos pacientes combaten este padecimiento diariamente y sufren tanto la incomodidad, como las posibles complicaciones.

Esta condición es completamente prevenible e incluso existen sencillas formas de tratarla. Pero para eso, necesitamos conocer qué es la retención de líquidos, cuáles son las probables causas, tratamientos convencionales y métodos de prevención.

¿Qué es la retención de líquidos?

La retención de líquidos suele ser un problema para las personas que quieren o necesitan controlar el peso corporal, sin embargo, esta problemática real no implica un aumento de grasa, pero sí resulta un problema mayor.

Esta afección también recibe el nombre de edema y se caracteriza por la acumulación excesiva de líquido en los diferentes tejidos corporales. Cuando se trata de una complicación seria, suele estar muy relacionada a los problemas circulatorios.

¿Qué causa la retención de líquidos?

La retención de líquidos puede darse por una causa patológica o por causas no patológicas.

Con “patológica” nos referimos a que la causa se asocia a una enfermedad, es decir, a un problema funcional en alguna parte de nuestro organismo derivado de una enfermedad y, como tal, requiere de un tratamiento.

Por el contrario, algo “no patológico” es algo circunstancial y pasajero.

Causas patológicas

Entre las causas patológicas de la retención de líquidos podemos encontrar:

  • Problemas en la circulación de la sangre.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Problemas o mal funcionamiento del hígado.
  • Disfunciones renales.

Cuando las causas se relacionan a una enfermedad, la retención de líquidos es un síntoma. Al llevar a cabo un tratamiento para la patología primera, la retención (junto con todos los otros síntomas) sufrirán una gran mejora.

Es importante tener en cuenta que este tratamiento debe ser prescrito por un profesional médico. Si notas que tu retención de líquidos no mejora en absoluto, deberás consultar nuevamente con el especialista ya que puede que el tratamiento no esté ayudando de manera adecuada. Esto suele suceder con ciertos fármacos que favorecen el cúmulo del líquido en los tejidos.

Causas no patológicas

Dentro de las causas no patológicas, es decir aquellas que no están relacionadas con ningún tipo de enfermedad, podemos encontrar circunstancias climáticas, como así también consecuencias de nuestros propios malos hábitos.

Entre ellas se encuentran:

  • Dilatación de las venas en épocas de temperaturas altas: dicha dilatación altera la circulación sanguínea y, especialmente las piernas, suelen sufrir las consecuencias de la retención de líquidos.
  • Mala alimentación: comidas con elevado porcentaje de sodio, al igual que los alimentos chatarra colmados de aceites hidrogenados.
  • Falta de actividad física: El sedentarismo también actúa negativamente en la circulación sanguínea.

Síntomas de la retención de líquidos

Aunque ante algunas circunstancias la retención de líquidos es un síntoma, también es capaz de desarrollar otros signos que nos advierten sobre algún problema.

Ya sea por causas patológicas o no patológicas, los síntomas de la retención de líquidos son muy similares en general. Por ello, si aún no encuentras un origen claro del problema, te recomendamos acudir con un médico para lograr un diagnóstico seguro.

Algunos de los síntomas que podemos experimentar son:

  • Aumento de peso sin explicación aparente: Suele ser algo muy común en personas que pesan su cuerpo a diario. Cuando de un día para el otro se advierten 2 kg e incluso más, es importante entender que no se ha aumentado grasa o masa muscular en tan poco tiempo. Muy probablemente sólo se trate de una fuerte retención de líquidos.
  • Hinchazón en piernas y tobillos: Además de notar la inflamación, podrás observar que, al ejercer presión sobre la piel, ésta se vuelve de color blanquecino: clara señal de problemas circulatorios.
  • Aumento de volumen en la barriga, específicamente en el área abdominal.
  • Disminución de la frecuencia y cantidad de micciones al día, a pesar de consumir suficiente cantidad de agua. En promedio, una persona que bebe alrededor de 2 litros de agua, acude al baño a orinar unas 7 veces (al tratarse de un promedio, esto puede variar, pero tampoco en gran medida. Es decir: si bebes 2 litros de agua diariamente y sólo acudes dos veces a orinar es que algo no anda bien y existe retención de líquidos).

¿Cómo evitar la retención de líquidos?

A continuación, te contamos algunos factores y consejos si deseas evitar la retención de líquidos:

BUSCA UN DIAGNÓSTICO SEGURO

Para lograrlo, deberás acudir al médico si notas una retención de líquidos severa, frecuente e incontrolable, o si además se presentan otros síntomas graves como hematomas espontáneos, problemas para calentar las extremidades inferiores, etc.

La consulta con un especialista, además, ayudará a descartar cualquier patología importante o tratable. Recuerda que tratando la enfermedad adyacente desaparece también la retención.

EVITA CIERTOS TIPOS DE ALIMENTOS

Debes tener cuidado con alimentos de consumo cotidiano ya que llevan en sí algunos ingredientes engañosos con alto aporte sódico. El sodio favorece la retención de líquidos.

En un principio, disminuye el consumo de productos lácteos, especialmente los quesos.

También deberás tener cuidado con los alimentos en conserva o encurtidos. Ambas recetas se elaboran con abundante sal. Entre los menos recomendados están los patés, aderezos y comidas ahumadas, embutidos en general, fiambres y escabeches. Sustituye estas opciones por preparaciones proteicas elaboradas sin sal agregada.

DISMINUYE EL CONSUMO DE SODIO

Y continuando con la idea de la disminución del sodio (ya que fomenta la retención de líquidos) es necesario realizar un listado con los peores alimentos que lo contienen en altas cantidades sin que lo notemos:

  • Snacks: Los snacks industriales, e incluso aquellos que podemos adquirir en el cine por ejemplo, poseen un elevado porcentaje de sodio. Patatas fritas, galletas saladas, bocadillos fritos, nachos, pochoclos, etc.
  • Salsas y aderezos: Incluso aquellas que sentimos de sabor más dulce, poseen alto nivel de sodio. En este grupo encontramos al kétchup, la mostaza, mayonesa, salsa barbacoa, salsa inglesa, entre otras. Lee muy bien las etiquetas incluso de salsas de chocolate, caramelo u otros aditivos para postres.
  • Comidas elaboradas en restaurantes y empresas de comida rápida: Aquí no estamos diciendo que está mal comer afuera alguna vez, o prohibiendo que lo hagas si tienes la oportunidad y disfrutas de hacerlo. Sin embargo, te recomendamos tener control y mesura en la cantidad de veces que consumes comida rápida. Además de la sal agregada en las preparaciones, existen muchos aditivos, conservantes, saborizantes y colorantes con alto porcentaje en sodio. Si sumas todo eso conseguirás dosis mucho más arriba de las recomendadas por los especialistas.

Actualmente en el mercado existen muchas opciones “bajas en sodio”. Ten en cuenta que siempre son comparándose con otras marcas del mismo producto, lo cual no significa que esté dentro de los parámetros saludables. “Bajo en sodio” significa sólo que existe una reducción del sodio, comparado con las marcas de la competencia.

Para asegurarte, deberás leer muy bien las etiquetas y conocer los valores saludables recomendados por los organismos de salud. Un adulto saludable no debe superar los 2.300 mg de sodio al día.

ACOSTUMBRA EL PALADAR

Uno de los mejores consejos que puedes recibir a la hora de combatir el edema es “acostumbra a tu paladar a comer sin sal”. Aunque quizás parezca un cambio extremadamente radical para algunos, la verdad es que los alimentos ya cuentan con su dosis de minerales y vitaminas suficientes para nutrir el organismo.

Si puedes hacerlo, disminuye al máximo la sal que agregas en tus platos cotidianos. Una vez que lo logras, no sólo podrás disfrutar del sabor original de los alimentos, sino que también sufrirás muchos menos antojos, la mayoría de ellos disparados por procesos químicos que advierten sobre la adicción a las grasas, las harinas y el sodio.

COMBATE LA VIDA SEDENTARIA

Toda actividad, por mínima que sea, es mejor que el sedentarismo. Sal a caminar unos minutos, entrena en el hogar, realiza unos aeróbicos leves. Respeta tu cuerpo y enfócate en el movimiento ya que es lo que promoverá la correcta circulación y oxigenación sanguínea.

La actividad física activa numerosos mecanismos del cuerpo que requieren el bombeo permanente de sangre. Evita estar demasiado tiempo sentado ya que, además, la posición dificulta el acceso del flujo sanguíneo a las extremidades inferiores.

Si tienes un trabajo de oficina o muy sedentario, procura levantarte, caminar algunos pasos y realizar ejercicios breves de estiramiento de espalda y cuello.

Algo similar ocurre con las personas que permanecen mucho tiempo de pie también, aunque parezca contradictorio. La solución es siempre el movimiento, caminar un poco quita presión en las piernas y favorece la circulación.

LA MODA PUEDE FAVORECER LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

Las investigaciones han advertido sobre cómo algunas prendas de vestir no sólo favorecen la retención de líquidos, sino también son grandes enemigas de otros padecimientos como las várices.

Evita la ropa ajustada en exceso ya que altera la circulación sanguínea. Otra recomendación es usar pantalones de tiro alto, en vez los de tiro a la cadera que suelen deformar la curvatura natural de esa zona y presiona muchos conductos y arterias.

NO PIERDAS DE VISTA EL CONSUMO DE AGUA

Muchos pacientes al ver que su edema no cede, dejan de tomar agua y, a la larga, esta decisión empeora la situación.

Aunque retengas líquidos, consumir más agua y mantener una hidratación adecuada en realidad ayuda a eliminarlo más fácilmente. Lograr consumir más de 2 litros al día activa las funciones renales y obliga al cuerpo a liberar el exceso de líquido.

Si bebes agua mineral procura que sea baja en sodio ya que este sí es un producto reducido en minerales, pensado de manera saludable. Otra opción es conseguir algunas hierbas diuréticas y beber infusiones también, hasta completar la dosis diaria de líquido.

En todo caso, acompaña esta decisión con algún otro tratamiento casero, poco invasivo e inmediato como mantener las piernas elevadas.

MANTENER LAS PIERNAS EN ALTO

Colocar las piernas en alto contra una pared ayuda a mejorar la circulación y ofrece un alivio casi inmediato a la sensación de pesadez y cansancio de las piernas.

Otra opción es colocar dos pequeños tacos en los pies de la cama para dormir con esa parte mínimamente elevada. Esta simple acción a lo largo de los días tiene un efecto muy positivo.

AUMENTA EL CONSUMO DE POTASIO

El potasio ayuda a controlar el exceso de sodio y favorece el filtrado de la sangre, logrando combatir así la retención de líquidos.

Muchas frutas y verduras lo poseen:

  • Plátanos
  • Papaya
  • Ciruelas
  • Pasas
  • Mango
  • Naranjas
  • Melón
  • Peras

EVITAR SUSTANCIAS NOCIVAS

Cualquier sustancia contaminante para el organismo es contraproducente cuando sufrimos de edema. El alcohol y el tabaco son las sustancias tóxicas más comunes en nuestra vida occidental.

Si bien una copa de alcohol de vez en cuando está completamente permitida, ten presente que sólo ese vaso puede hacer una gran diferencia en la hidratación del cuerpo y en la forma en que este almacena el líquido.


Si necesitas conocer más trucos y remedios contra la retención de líquidos, te recomendamos leer nuestro próximo artículo: “¿Cuáles son los mejores remedios caseros para la retención de líquidos?”.


CONCLUSIÓN

La retención de líquidos es un problema muy común. Las causas pueden ser derivadas de una enfermedad o puede tratarse de una secuencia de factores que favorecen la mala circulación de la sangre.

Cuéntanos… ¿Cuáles son tus trucos y consejos para eliminar la retención de líquidos?

About The Author

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top