¡Más tratamientos naturales con manteca de karité ideales para tus rutinas de belleza! (SEGUNDA PARTE)

Y como los tratamientos naturales con manteca de karité nunca son suficientes, aquí les presentamos la segunda parte para que puedas elaborar tu propios productos de cosmética natural.

Quizás tu también eres una persona como nosotras, cansadas de llenar nuestro cuerpo de químicos y gastar una fortuna en ello. Anteriormente vimos algunas opciones geniales con manteca de karité, pero aún nos faltaba mucho más por conocer.

Aquí tienes más productos de belleza y cuidado de nuestra piel… ¡incluso la de tu familia! Porque también encontrarás un bálsamos maravilloso muy recomendado para las pieles sensibles del bebé (aunque se aplica como tratamiento para cualquier tipo de dermatitis).

¡Esperamos que disfrutes elaborando estos maravillosos tratamientos!

Tratamientos naturales con manteca de karité (segunda parte)

Hemos visto que esta mantequilla es uno de los productos más importantes en la cosmética natural. Elaborada a partir de los frutos del árbol de karité, concentra numerosas propiedades y excelentes beneficios para la salud. Incluso es apta para consumir.

Los tratamientos naturales con manteca de karité son excelentes humectantes que devuelven la elasticidad a la piel y evitan la pérdida excesiva de humedad. Además, son antiarrugas y previenen el envejecimiento prematuro.


Si quieres conocer más propiedades y beneficios que aporta la manteca de karité te recomendamos leer nuestro artículo “Beneficios increíbles de la manteca de karité para reparar el cabello y mejorar la piel” donde podrás conocer este producto a fondo.


Aquí realizamos otra selección de productos de cosmética natural que te serán de gran ayuda. Si aún no viste nuestra primera entrega, te recomendamos leer nuestro artículo “Los mejores tratamientos caseros con manteca de karité. ¡Elabora tus propios productos de belleza natural (PRIMERA PARTE)” donde encontrarás otras geniales recetas.

1. Bálsamo contra la dermatitis del pañal

El siguiente bálsamo es uno de los tratamientos naturales con manteca de karité más exitosos debido a sus resultados. La manteca es un producto seguro que puede aplicarse de forma habitual en cualquier parte sensible de la piel, incluso en la delicada piel del bebé.

Además, combinada con otros productos naturales regenerativos, esta crema es capaz de mejorar cualquier tipo de dermatitis ayudando a su curación y cicatrización de lesiones, en caso de haberlas.

Ventajas del bálsamo de manteca de karité

  • No deja residuos, ni mancha. Al aplicar no se ve una película blanca que cubre la zona o evita la respiración de la piel.
  • Es un producto seguro que puede ser utilizado diariamente en zonas sensibles.
  • Puede aplicarse para el tratamiento de cualquier dermatitis, lesiones por rozamiento, eczemas, erupciones, etc.
  • También ayuda en la cicatrización de la piel por lo que puede aplicarse sobre heridas leves o quemaduras.
  • El bálsamo no sólo es un tratamiento cuando la dermatitis ya está desarrollada, sino también se puede aplicar diariamente en forma preventiva.

Receta del bálsamo de karité

Ingredientes:

  • ½ taza de manteca de karité pura
  • ¼ taza de aceite de coco
  • 20 gotas de aceite esencial de manzanilla (también puede sustituirse por aceite de caléndula)
  • ¼ taza de aceite de almendras

Preparación:

  1. Coloca la manteca de karité y el aceite de coco en un recipiente apto para microondas. Colócalos en máxima potencia, durante 30 segundos para comenzar a derretirlos. Retira, mezcla y vuelve a calentar por 30 segundos. Continúa hasta que los notes completamente fluidos.
  2. Una vez que logres integrarlos bien, añade el aceite de almendras y el aceite esencial.
  3. Deja reposar a temperatura ambiente para lograr solidificar. Si deseas acelerar el proceso, coloca la preparación unos 10 minutos en el refrigerador.
  4. Con una batidora eléctrica mezcla para que el bálsamo logre consistencia suave, aireada, cremosa y espumosa.
  5. Bate al menos por 10 minutos.
  6. Conservar en un recipiente bien higienizado, preferentemente de vidrio (si empleas recipientes plásticos procura que sean aquellos seguros que no despiden toxinas).

2. Exfoliante de limón y sal

La exfoliación es otra fase importantísima en nuestra rutina de belleza. Si bien no debemos realizarla a diario para no lesionar nuestra piel, al menos una vez a la semana o cada dos, es necesario eliminar las partículas muertas y otras impurezas.

Esta crema exfoliante además es astringente y contiene manteca de karité, es decir, sumamente humectante. De consistencia ligera, ayuda a lograr una piel suave e iluminada.

Puedes aplicarla sobre cualquier zona del cuerpo que tenga durezas como talones, codos o rodillas. Sin embargo, sabes que debes evitar exfoliar (con este o cualquier otro exfoliante) zonas sensibles como contorno de ojos y alrededor de la boca.

¿Por qué probar un exfoliante de sal en vez de uno con azúcar?

Habrás notado que la mayoría de los exfoliantes naturales y caseros contienen azúcar. En esta ocasión preferimos optar por uno de sal. ¿Por qué? Principalmente porque aporta una mineralización que los de azúcar no.

Además, la sal granulada tiene granos más resistentes que no se disuelven fácilmente. Sin embargo, los de azúcar son suaves y finos por lo que resultan obsoletos en caso de utilizarlos sobre zonas complicadas como los talones.

Generalmente, te recomendamos utilizar un exfoliante con azúcar cuando necesites depurar alguna zona más delicada del cuerpo como el cuello, los labios, el pecho e incluso el rostro. Si bien será una práctica más suave y delicada, también conseguirás limpiar y dar luminosidad a la piel.

Beneficios de la exfoliación con sal

  • DESINTOXICA Y DESINFLAMA: Los tratamientos con sal y la remineralización de la piel ayudan a desintoxicarla en profundidad. Las sales de Epsom, por ejemplo, son una gran opción ya que aportan una buena cantidad de magnesio que reduce la inflamación. A su vez, los sulfatos se encargan de eliminar las toxinas.
  • IDEAL PARA ZONAS CON DUREZAS Y CALLOSIDADES: Debemos tener en cuenta que los exfoliantes con sal son más abrasivos porque presentan gránulos más grandes. Esos cristales son muy recomendables para tratar zonas con mayores durezas y callosidades.
  • VIGORIZA Y MEJORA LA CIRCULACIÓN: La exfoliación no debe realizarse más de una vez a la semana. La eliminación de células muertas da lugar a nuevas células que vigorizan la piel. El proceso de regeneración, cuando es rutinario, tersa y reafirma la piel. Además, a través del movimiento, se mejora la circulación de la sangre.

Además, esta receta no sólo lleva aceite de coco como la mayoría de los productos emolientes de la cosmética natural, sino que es con manteca de karité uno de los mejores humectantes que existe.

Todos los tratamientos naturales con manteca de karité resultan sumamente hidratantes, independientemente de la afección a paliar.

Ingredientes:

  • ½ taza de aceite de coco
  • ½ taza de manteca de karité
  • 20 gotas de aceite esencial de limón
  • ½ taza de sales de Epsom o sal marina

Preparación:

  1. A baño maría derrite la manteca de karité y el aceite de coco hasta que queden bien integrados, no es necesario derretirlos hasta que queden líquidos.
  2. Retira del calor, añade el aceite esencial de limón y espera a que enfríe hasta temperatura ambiente.
  3. Con una batidora eléctrica mezcla durante 10 minutos hasta conseguir un preparado suave y bien aireado.
  4. Añade las sales y mezcla con un utensilio de madera.

3. Loción ultra hidratante para pieles secas y sensibles

En la primera parte de este artículo pudimos ver un hidratante natural no grasoso ideal para pieles grasas. También hay tratamientos naturales con manteca de karité que resultan excelentes para otro tipo de pieles: las secas.

Las pieles secas requieren un cuidado superior al que necesitan las mixtas, por ejemplo, porque tienden a descamarse o inflamarse al verse desprovistas de sus aceites naturales. El aceite de coco suele ser el sustituto más efectivo, sin embargo, no todas las personas disfrutan de su aplicación (debido a que puede dejar residuos muy grasosos).

Por esto es que se logra la consistencia de loción y no de crema. Suplir el aceite de coco por manteca de karité ayuda a lograr un producto más fluido e hidratante. Este producto es suave, sedoso y penetra en profundidad.

¿Cuáles son los beneficios de las lociones sin aceite de coco?

En el mundo de la cosmética natural el aceite de coco es un gran aliado. Al ser tan saludable y con tantas propiedades, incluso la medicina natural o la gastronomía lo utilizan como aliado a la hora de sustituir grasas poco saludables. Se puede ingerir, aplicar tópicamente y hasta utilizar como aceite portador en aromaterapia.

Sin embargo, puede que, ante algunas necesidades, no sea el más adecuado, el acertado o la mejor opción. Los tratamientos naturales con manteca de karité quizás sean una respuesta certera al respecto.

Básicamente, nuestra piel va mutando junto con nuestro cuerpo, nuestra alimentación y hasta con las estaciones del año. Una crema hidratante con aceite de coco puede servir durante un tiempo y luego notarás otras necesidades que no estarán cubiertas.

Las pieles que más sufren estos cambios abruptos y necesitan más cuidados son las sensibles, por supuesto. En ellas los cambios de temperatura suelen provocar brotes, erupciones, descamación e irritación. Las lociones y cremas con aceite de coco pueden servir en algunas ocasiones, pero también necesitamos un plan B para todas las demás.

Esa opción B es, sin lugar a duda, la manteca de karité.

Beneficio de utilizar más de un aceite esencial en la cosmética natural

Existen muchos aceites esenciales seguros para la piel. Aplicados junto a un buen aceite portador, nuestro cuerpo los absorbe perfecta y fácilmente. Además de nutrir, son grandes antibacteriales y antivirales.

La facilidad con que el cuerpo los asimila, su poder regenerativo y antiséptico, y el poder combinar la aromaterapia son los principales beneficios del uso de varios aceites esenciales en tus productos cosméticos.

Sin embargo, tanto en estos tratamientos naturales con manteca de karité como en cualquier otro, ten presente la cantidad, la calidad y la combinación segura de ellos para no provocar irritaciones en la piel.

Receta de la loción ultra hidratante sin aceite de coco

Este es uno de los tratamientos naturales con manteca de karité más solicitado ya que las pieles sensibles requieren un cuidado especial. La karité es esencial en ese aspecto: cuida, protege y regenera a la vez que humecta profundamente.

De igual forma ten presente las necesidades de tu piel y presta atención a cómo va cambiando con el paso de los meses. Ten más de una opción de cosmética natural a mano y evalúa cuál es la mejor para cada momento.

Ingredientes:

  • ½ taza de manteca de karité
  • ½ taza de aceite portador de preferencia (cantidad necesaria): jojoba, aguacate, albaricoque, almendras dulces o de semillas de uva. Estas son las mejores opciones en la piel y las menos grasosas. Trata de evitar el aceite de oliva, como así también el de coco o empléalos en otra crema hidratante.
  • 5 gotas de aceite esencial de romero
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 gotas de aceite esencial de semillas de zanahoria
  • 3 gotas de aceite esencial de árbol de té

Preparación:

  1. Coloca la manteca de karité en un recipiente resistente al calor y llévalo a baño maría hasta derretirla.
  2. Una vez que esto suceda, retira del calor y añade el aceite portador. Mezcla muy bien ambos ingredientes para integrarlos correctamente. Puede que te lleve algunos minutos.
  3. Coloca luego en el refrigerador para solidificar. A los 15 minutos aproximadamente notarás la consistencia sólida (no dura, sino firme).
  4. Retira del refrigerador y con una batidora eléctrica comienza a batir para dar una consistencia suave. Uno a uno agrega los aceites esenciales, sin dejar de batir.
  5. Conserva en un recipiente de vidrio con tapa, a temperatura ambiente.

Tratamiento:

Aplica en todo el cuerpo, incluida la cara. Si bien está recomendada para pieles sensibles, es apta para cualquier tipo de piel (aunque las pieles grasas deben realizar la modificación detallada a continuación). Es un humectante antiséptico que también puede ser útil en pieles con acné.

Posibles modificaciones a la receta:

  1. Si prefieres un humectante sin aroma, puedes prescindir de los aceites esenciales. También puedes cambiarlos por otros seguros y amigables con la piel (para esta receta, no sobrepases las 26 gotas de aceite esencial)
  2. Como hemos visto, cualquiera de estos tratamientos naturales con manteca de karité puede aplicarse sobre pieles grasas. Para evitar el residuo graso en esta receta, sólo añade 1 cucharadita de almidón de maíz cuando agregues el aceite portador y mezcla bien los tres ingredientes antes de llevar a solidificar.

4. Crema de incienso para el contorno de ojos

El contorno de ojos es un área muy sensible que, además, manifiesta las primeras señales del paso del tiempo (y el accionar de los radicales libres).

Una de las primeras señales del envejecimiento prematuro son las líneas de expresión y las arrugas en los ojos denominadas “patas de gallo”. Ambos signos se originan por una pérdida en la elasticidad y firmeza de la piel. También por falta de nutrientes y humectación.

Por ello además de realizar tratamientos naturales con manteca de karité es importante llevar a cabo una buena dieta, balanceada y nutritiva.

El proceso de envejecimiento

Los radicales libres se encuentran tanto en el ambiente como en los productos que nos rodean. Son toxinas que nos afectan permanentemente y es difícil luchar contra ellos.

Según la revista Dermato Endocrinology, el proceso de envejecimiento de la piel es biológico y complejo ya que se ve influenciado por múltiples factores: La genética, el metabolismo celular, el medio ambiente, las funciones hormonales, la exposición al sol, los productos químicos, la radiación, entre otros.

Los tratamientos naturales con manteca de karité son aliados esenciales contra el envejecimiento y ayudan acompañando sus cambios propios. Dichos cambios suelen darse por una disminución del colágeno, una proteína esencial que da elasticidad.

Se ha comprobado que la manteca de karité favorece la producción de colágeno y mejora notoriamente el aspecto de la piel, especialmente las líneas finas alrededor de los ojos y la boca.  Los tres componentes esenciales y estructurales que debemos cuidar son: colágeno, elastina y glicosaminoglicanos.

Receta crema de incienso para el contorno de ojos

Además de utilizar tratamientos naturales con manteca de karité, un ingrediente que ayuda a brindar elasticidad a la piel también es necesario evitar al máximo las toxinas. Esta crema ideal para áreas sensibles cuida a la vez que protege del medio ambiente.

Los ingredientes no tóxicos aquí empleados ayudan a retener la humedad, mejoran la absorción de nutrientes y favorecen la regeneración celular.

(La siguiente receta rinde unos 30 usos, aproximadamente)

Ingredientes:

  • 30 g de manteca de karité sin refinar
  • 30 g de aceite de coco
  • 1 cápsula de vitamina E
  • 10 gotas de aceite esencial de incienso
  • 30 g de gel de aloe vera (sábila)

Preparación:

  1. Calienta la manteca de karité y el aceite de coco brevemente a baño maría para lograr integrarlos (no es necesario derretirlos por completo, una vez que logras mezclarlos correctamente alcanza).
  2. Retira del fuego y añade el resto de los ingredientes, antes que enfríe por completo.
  3. Mezcla todo muy bien y vierte en un frasco de vidrio con tapa.
  4. Al lograr temperatura ambiente se solidificará.

Tratamiento:

Aplica al despertar por las mañanas y como tratamiento nocturno antes de dormir. Aplica un poco sobre tus manos y disuelve suavemente con el calor corporal. Luego esparce alrededor de los ojos. También se puede utilizar alrededor de la boca.

5. Bálsamo para eliminar durezas de los pies

En el Ayúrveda se emplean diversos tratamientos naturales con manteca de karité debido a que consideran que la piel es el mayor órgano de absorción del cuerpo humano.

Por este motivo se emplean ingredientes puros, lo suficientemente naturales y seguros.

Ingredientes:

  • ¼ taza manteca de karité
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 10 gotas de aceite esencial de vainilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 15 g de cera de abeja
  • 10 gotas de aceite esencial de menta

Preparación:

  1. Coloca todos los ingredientes, menos los aceites esenciales, en un recipiente resistente al calor y llévalos a baño maría. Calienta hasta derretir y poder integrarlos correctamente. Para que te sea más fácil, puedes rallar la cera de abeja previamente y así lograr que ablande más rápido.
  2. Retira del calor y deja entibiar un poco. Antes de que solidifique añade los aceites esenciales y vuelve a mezclar muy bien.
  3. Vierte el preparado en un recipiente de boca ancha. Deja solidificar a temperatura ambiente. Conserva en un lugar seco, fresco y con el recipiente cerrado.

Tratamiento:

Aplica todas las noches antes de dormir, a través de suaves masajes por toda la superficie del pie.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top